Últimas noticias Hemeroteca

Dos nuevos inquilinos en el Karpin

/ ()

Karpín Fauna cuenta, desde los primeros días de diciembre, con dos nuevos ejemplares de suricatos en su instalación de Karrantza, un macho llamado Suri y una hembra, Noa.

Según ha informado el centro de acogida, ambos animales han vivido como mascotas domésticas y proceden de Mundovivo, una ONG asturiana de veterinarios solidarios que presta ayuda clínica "a cualquier animal que no disponga de los recursos necesarios para su curación".

Suri procede de un particular de Madrid que, después de comprarlo para tenerlo en casa como mascota, "decidió deshacerse de él porque suponía mucho gasto de dinero". El propietario entregó al suricato a Mundovivo en 2014.

Noa llegó a la ONG en 2013, después de que sus dueños argumentaran que "mordía". Cuando fue entregada tenía mutilada la mano izquierda, "aunque se desconoce si la causa de esta mutilación ha sido un accidente o es una malformación de nacimiento", una posibilidad "poco probable", según El Karpin.

Ambos animales han sido cuidados por uno de los voluntarios de esta asociación asturiana hasta que los dos suricatos han encontrado un hogar definitivo en El Karpín.

Los suricatos son carnívoros felinos que se identifican por sus cuerpos largos, orejas cortas y planas, y su capacidad para pararse sobre sus patas traseras. Sus pieles pueden ser doradas, plateadas, naranjas o marrones con manchas oscuras alrededor de los ojos.

Se trata de animales pequeños, que miden entre 25 y 30 centímetros desde la cabeza hasta la grupa. Sus colas agregan llegan a medir entre 19 y 24 centímetros de longitud, y su peso está en torno a un kilogramo, por lo que "un suricato pesa casi lo mismo que una ardilla". Pertenecen a la misma familia que las mangostas, las Herpestidae y viven en colonias.

Los nuevos propietarios aseguran que "todos estos animales exóticos de apariencia tan simpática, que muchas veces se ponen de moda después del lanzamiento de alguna película de éxito en la que aparece algún ejemplar de esta especie, suelen resultar ser inadecuados como animales de compañía debido a su comportamiento incontrolable y muchas veces agresivo". No obstante, han asegurado que la "simpatía" de Suri y Noa es "innegable".

Karpin Fauna es un lugar de acogida de animales silvestres procedentes de decomisos por tráfico ilegal, mascotas abandonadas, fauna autóctona irrecuperable de centros de recuperación y otros orígenes similares. Su misión es "acogerlos, asegurarles una vida digna y contar sus historias para que sus visitantes se sensibilicen frente a estos problemas".

Karpin Fauna está gestionado por Ortzadar Fundazioa, cuyo fin es "promover la activación, educación y participación de la comunidad para un desarrollo sostenible en el ámbito social, cultural y ambiental".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?