Últimas noticias Hemeroteca

La recuperación total de Sangalli está más cerca

La Real Sociedad anuncia en un parte médico que el donostiarra no tiene "síntomas ni signos de afectación neurológica" y que su vuelta al trabajo colectivo se acerca

Sangalli durante un entrenamiento en Zubieta /

El regreso a los terrenos de juego de Luca Sangalli está cada vez más cerca. Por fortuna, el jugador donostiarra evoluciona de forma muy favorable, sin ningún tipo de problema, del ictus que sufrió a finales del pasado mes de octubre, y poco a poco va aumentando la intensidad del trabajo que desde hace varias semanas lleva realizando en solitario en Zubieta.

El club donostiarra ha aprovechado que ya ha terminado de pasar por todas las pruebas médicas pertinentes a la que debía ser sometido para emitir un comunicado en el que explica que todo marcha según lo previsto, sin complicaciones, y que las previsiones para que vuelva a trabajar pronto con el resto de sus compañeros son muy positivos. “Actualmente se encuentra bien, sin síntomas ni signos de afectación neurológica”, señala el parte médico de los galenos realistas, que especifican que irá aumentando la carga de trabajo de forma progresiva. “Tras completar el estudio e instaurar el tratamiento correspondiente, irá aumentando progresivamente la carga de entrenamiento hasta realizar su actividad habitual”.

Se trata de una gran noticia que llega después de que Sangalli superase este miércoles la última prueba para asegurarse de que su evolución era favorable y para intentar entender qué le podía haber pasado. La última prueba de cardiología también señaló que el estado de salud del jugador de la Real es muy positiva y que si cuerpo ha asimilado con total normalidad su vuelta a la actividad física de hace dos semanas, por lo que está en disposición de ir aumentando poco a poco esa carga de trabajo, con más físico para ir cogiendo el ritmo de competición y poder así, quizá antes de fin de año, volver a estar trabajando con todos sus compañeros. De todas formas debido a la peculiaridad de su dolencia, Nadir quiere correr más de la cuenta en Zubieta, y su trabajo está controlado en todo momento, además de ir pasando diferentes pruebas dentro del proceso establecido para una enfermedad del tipo de la que sufrió en octubre.

La idea es que no hay prisa para que vuelva a jugar, por lo que lo normal es que hasta el próximo año, 2019, no se espera que vuelva a ser convocado para jugar de nuevo un partido con la Real. Como ejemplo se puede tomar el caso del jugador de balonmano del Bidasoa-Irun, Adrian Crowley, que también sufrió un ictus esta temporada. En su caso fue en septiembre y ha estado al final tres meses de recuperación paciente y sin prisa hasta volver a jugar un partido oficial, algo que llegó a hacer precisamente este miércoles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?