Últimas noticias Hemeroteca

Insulso adiós a la Copa

El Eibar queda eliminado de la Copa del Rey tras empatar (2-2) contra el Sporting de Gijón en otro partido en el que tiró a la basura la primera parte

Cucurella trata de eivtar la progresión del jugador del Sporting, Alvaro Jiménez / ()

El Eibar dijo adiós a la Copa del Rey de este año de una forma insulsa y decepcionante. No es un fracaso caer eliminado contra un equipo de Segunda como el Sporting de Gijón, porque tiene vítola de equipo de Primera; pero sí es una decepción la forma en la que ha caído eliminado. Porque la sensación es que el equipo armero ha estado por debajo de su nivel en toda la eliminatoria, y por tanto lo ha acabado pagando muy caro.

No se puede pensar en seguir vivo en la Copa si regalas una hora del partido de ida en El Molinón, y si vuelves a regalar una parte en el encuentro de ida en Ipurua. Y eso es lo que le ha pasado al Eibar, que perdió esta ronda en el partido de Gijón, cuando acabó cayendo por 2-0. Ese resultado ha sido una losa impisible de levantar. Más cuando tu puesta en escena, que debía se de salir a morder al rival desde el primer minuto, fue tan pobre que volviste a dar margen el Sporting para adelantarse en Ipurua. Y por si eso fuera poco le permites marcar un segundo gol.

La noche pintaba, incluso, a dramática en Ipurua al descanso. Porque una cosa es quedar eliminado de la Copa, un torneo que no es tu prioridad (no nos engañemos), pero otra bien diferente que un rival de Segunda te pinte la cara. Y si la dinámica era la de la primera parte hasta el final, eso iba a pasar. Y eso podía pasar factura para la Liga. Era algo que Mendilibar no podía permitir. Porque ahí sí que te juegas el pan que te da de comer. Por esa razón, leyó la cartilla a sus futbolistas en el descanso, hizo cambios pensando cláramente en los jugadores que menos le aportaban, y el Eibar cambió su cara radicalmente en la segunda mitad.

No sirvió nada más que para empatar, pero por lo menos cayó con honor, y no perdió el pàrtido, que eran dos objetivos marcados en el descanso. Puede parecer poco, pero las sensaciones siempre son muy importantes, y sirven incluso para marcar el futuro. Por ahí no hay excusa. Porque el Eibar salvó su honrilla y regaló a su afición un empate tras llegar a ir perdiendo hasta 0-2. No está mal. Pero dijo adiós a la Copa. Y pocos pareció importarle. Fue un adiós insulso, ni molestó siquiera. la Liga espera. Ahí sí que se la juega.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?