Últimas noticias Hemeroteca

Ruta por las riscas del Estrecho de Priego hasta la cumbre de la Degollá

La ascensión a este cerro presenta el atractivo del paisaje que lo rodea y la satisfacción de admirar las amplias vistas hacia la Sierra y la Alcarria

Restos de la Cruz de la Degollá en el cerro del mismo nombre de Priego (Cuenca). /

La Degollá, conocido también como cerro de las antenas de Priego, tiene una altitud de 1.262 metros y desde su cumbre se contempla el amplio paisaje serrano y alcarreño. Desde el pueblo se puede subir entre cabras montesas y buitres leonados. Esta es la ruta que nos propone esta vez en el espacio Nos vamos de excursión, que se emite cada viernes en Hoy por Hoy Cuenca, nuestro guía Fernando Carreras de la empresa de turismo de naturaleza EcoExperience.

'Nos vamos de excursión' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Vamos a realizar esta vez una ruta conocida por los aficionados al atletismo de montaña ya que en años anteriores se ha disputado la prueba deportiva de la subida al cerro de la Degollá. Es un recorrido exigente pero en el que observaremos unas vistas impresionantes del límite entre la Alcarria y la Serranía de Cuenca.

Una vez en el pueblo de Priego, desde la plaza, salimos en dirección al río Escabas, cruzaremos el puente de Liende, bajo el cual pasan limpias sus aguas, y seguiremos una senda a mano izquierda del río por la que comienza a ascender la senda hacia el cerro de la Degollá.

Desde la cumbre de La Degollá las vistas de la Sierra y la Alcarria son amplias. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

En este primer tramo compartimos recorrido con el sendero PR CU43, para en breve comenzar ya a ascender por el cerro de la Degollá. Iremos viendo ya, a lo lejos, las antenas que también dan nombre a esta montaña pricense.

Según subimos, impresionan las vistas del encajonado Escabas a lo largo del Estrecho de Priego. Frente a nosotros tenemos el Monasterio de San Miguel de las Victorias donde se venera, por gentes de toda esta comarca, al Santísimo Cristo de la Caridad. También en frente vemos otro gran cerro, el del Rodenal, al que ya ascendimos en otra de nuestras rutas.

El Estrecho de Priego se queda a nuestros pies desde esta ruta de altura. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

La senda se va haciendo estrecha y sigue hasta llevarnos al punto más alto del cerro de la Degollá. Una vez allí veremos los restos de lo que era la propia Cruz de la Degollá, que coronaba este cerro. Desde aquí tenemos una vista impresionante del pueblo de Priego y del contraste de paisaje entre los campos de la Alcarria y los pinares de la Serranía de Cuenca.

Una vez coronada esta montaña, comienza ya la bajada, la cual se hace algo complicada en algunos tramos por el barro, por lo tanto hay que bajar con sumo cuidado, haciendo pequeñas paradas para poder disfrutar del maravilloso paisaje.

Entre los pinos, el convento de San Miguel de las Victorias. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Por las laderas del cerro es fácil observar restos de excrementos de cabra montés, además de tener la suerte de poder observar de cerca la población de buitre leonado que se encuentra en esta zona de estrechos de roca. También tenemos una vista impresionante de la vía ferrata de Priego justo enfrente de nosotros.

Una vez bajamos la senda tenemos dos opciones: podemos volver hacia el pueblo por la carretera y por las sendas de las orillas o podemos continuar con el recorrido que llevaba la propia carrera de montaña. En este caso deberíamos cruzar las aguas del Escabas y continuar por la ladera hasta ascender al cerro del Rodenal y volver a bajar. Si hacemos esta variante la ruta tiene un total de 14 kilómetros. Si seguimos camino al pueblo disfrutaremos de las vistas del estrecho, con cuidado de los vehículos, hasta entrar en Priego por el colegio y la fuente del Chorrillo.

Vistas de Priego desde La Degollá. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?