Últimas noticias Hemeroteca

¿Algún día llegaremos a Cannes?

Mañana empieza el mayor festival del mundo y aquí estamos tirados en el aeropuerto de Barajas esperando a que nos dejen embarcar. Hace una hora casi nos dejan subir al avión, pero alguien ha dicho que no. Parecemos los galos de la aldea de Astérix mirando al cielo, interpretando las cenizas del volcán. Lo más preocupante no es que los periodistas lleguen tarde, sino que las estrellas no aparezcan. ¿A quién le interesa el último Robin Hood de Ridley Scott si el australiano Russell Crowe no está en la alfombra roja? ¿Se atreverá a volar el hipocondríaco Woody Allen con la amenaza de ceniza cristalizada entre las nubes? ¿Vendrá Javier Bardem en caminoneta hasta la Costa Azul? Cannes celebra su 63ª edición. La mejor producción cinematográfica del mundo se presenta allí. Los más afortunados han entrado en las secciones oficiales, el resto lleva las películas al mercado para vender la inversión, sudor y lágrimas de todo el el año. Así que en este momento los nervios se propagan y los cineastas miran a la maldita nube volcánica con terror. ¿Qué va a pasar las 1.000 películas que se van a proyectar? ¿Con las 15.000 botellas de champagne y los 10.000 trajes de fiesta que circulan por la ciudad en las dos semanas siguientes? El presupuesto del festival es de 20 millones de euros y el número de periodistas ronda los 3.800. Los hoteles se reservan y se pagan con meses de antelación.Eso sin contar, las reservas de restaurantes, alquileres de yates y fiestas que se organizan en la ciudad. Es decir, que la catastrofe económica palpita en muchos lugares del mundo. Mientras tanto, en el aeropuerto de Barajas, un puñado de periodistas y el director Victor Erice, miembro del jurado de la Sección Oficial, vigilamos al personal de tierra y miramos a las nubes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?