Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

La Script

María Guerra

De 16:00 a 17:00

Quinielas y oráculos

Es el momento de las quinielas y las preguntas en voz baja. Es el duro momento de aventurarse diciendo que una película podría ganar, cuando todos sabemos que al día siguiente NO va a ganar. Así es la vida del festival. Todos acuden al oráculo horas antes del palmarés, y este hombre –Carlos Boyero- es uno de los que aguanta más preguntas de este tipo. ¿Qué dice Boyero? Que la Concha de oro se la podría llevar Pan Negro de Agustí Villaronga, y el premio a mejor actor, Santiago Segura por su interpretación en El Gran Vázquez. También le da posibilidades a Neds de Peter Mullan, la historia de un adolescente de clase obrera – Non educated delinquents, es decir, delincuentes sin educación- ambientada en los años 70. Sin embargo, como también es tradicional, el Jurado – presidido por el director serbio Goran Paskaljevic – suele tener opiniones diametralmente opuestas. Recuerden el año pasado: El Secreto de Sus Ojos no se llevó ni un mísero premio, y en febrero se alzó con el Oscar. Otros asuntos: se han dejado la artillería pesada para el final del Festival. El actor americano, Paul Giamatti, después de su paso por Venecia con Barney´s Version ha recalado en Donosti. Allí también sonaba como favorito por su interpretación de un vividor encantador, pero al final se quedó con la Copa Volpi, el intenso Vincent Gallo. Giamatti ha regalado en Donosti una rueda de prensa de risas, y el compañero de Radio San Sebastián Mikel Huarte me cuenta los chascarrillos.Dice Giamatti que como su personaje, él también “liga un promedio de 15 chicas al día” y “que no se toma en serio la gilipollez de Hollywood. Al fin y al cabo hay gilipollez en todas partes”. Mientras este gran actor daba lecciones de sentido común, yo estaba viendo el documental sobre la vida nada fácil del arquitecto Norman Foster, titulado ¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster? San Sebastián cerrará con este genio de la arquitectura. Foster ya está por aquí con su mujer y productora de la película, Elena Ochoa.