Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Punto, SER y partido

Serena Williams busca el más difícil todavía

Serena Williams es la actual campeona de Wimbledon. Y va a intentar defender su corona habiendo jugado solo dos partidos desde que el año pasado levantara su cuarto torneo en el All England Tennis Club de Londres. El problema es que con el vacío de poder hay en la actualidad en el tenis femenino, no resulta descabellado pensar que pueda ganar. Y si no lo gana ella, lo más probable es que lo gane su hermana. De las últimas once ediciones de Wimbledon, las hermanas Williams tienen en el armario de casa de sus padres los trofeos de nueve de ellas. La menos de las Williams no se podía ni imaginar el calvario que le tocaría cruza cuando estaba celebrando su último torneo en Londres. Era su cuarta vez, recuperaba el número uno y todo parecía encaminado para seguir haciendo historia. Sin embargo, pocos días después unos cristales en el suelo de un bar se clavaron de lleno en su pie y en su carrera deportiva. Le tuvieron que dar 18 puntos, una herida reparable si el pie no es una de tus herramientas de trabajo. Apresurada y ansiosa, volvió pronto, con el arañazo aún tierno. La cosa se complicó, la herida se infectó y Serena desapareció del Mapa. Pasaron muchos meses en los que se saltó importantes torneos como Australia o los ‘Premier’ de la gira americana. Mientras, su ranking se iba hundiendo a la par que se veía incapaz de defender los puntos ganados. Y cuando apareció fue para mal. A principios de marzo anunciaba que sufría una embolia pulmonar. Una enfermedad que le descubrió su hermana Venus en el gimnasio, que también estaba de baja. Después de meses de tratamiento y reposo, a finales de mayo anunció que trataría de llegar a Wimbledon y ganar su torneo. Desde entonces, la campeona se ha afanado en ponerse a punto y solo ha disputado dos partidos en la hierba de Eastbourne donde perdió por poco frente a la número 3, Azarenka. Esos dos partidos, los 2000 puntos del Wimbledon de 2010 –que le valen para ser la 25 del mundo- y el orgullo, son bagaje que lleva Serena a Londres. Si como dicen es mejor ir ligero de equipaje, quizás la número 1 sonriente pueda relanzar su carrera justo donde se truncó.