Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

SER Historia

Nacho Ares

SÁBADOS, de 04:00 a 05:00H

SER Historia:'Los Reyes Magos antes de los Reyes Magos'

Muchas tradiciones cristianas tienen su origen en mitos y fábulas próximo orientales. Una de ellas podría ser la de los Reyes Magos cuyo paralelismo con los soberanos que van a rendir homenaje al dios Horus recién nacido es el ejemplo más claro

Mosaico con los Reyes Magos en la iglesia de San Apolinar, en Rávena (Italia), siglo VI

El templo de Horus en Edfu, ejemplo arquetípico de lo que debe ser un monumento religioso egipcio, no es más que una reconstrucción realizada en época ptolemaica por el faraón Ptolomeo III Evergetes (282-222 a. C.) sobre los cimientos del primitivo santuario del dios halcón Horus, hijo de Isis y Osiris. La fecha original de estos lugares de peregrinación primitivos, ya es algo que se escapa de nuestros conocimientos. No olvidemos que hasta aquí discurría la procesión del encuentro que partía del templo de la diosa Hathor en Dendera, desde el que la diosa salía en barca para cruzarse con su esposo Horus.

FOTOGALERIA: Adoración de los Magos, por Antonio Allegri da Correggio, 1516-1518. Pinacoteca de Brera (Milán, Italia)

Adoración de los Magos, por Antonio Allegri da Correggio, 1516-1518. Pinacoteca de Brera (Milán, Italia).

Edfu posee un edificio anexo, un mammisi -un templete de menor tamaño- levantado ante los pilonos de entrada al mismo. Sobre sus muros se describe detalladamente la concepción y el nacimiento del dios halcón. Una de las escenas más curiosas de todo el mammisi es aquélla en la que aparece el momento exacto en que Horus Niño viene al mundo. Ante la divinidad recién nacida se presentan cuatro figuras hieráticas que portan diferentes regalos. Cada uno de ellos es el delegado de una de las cuatro regiones más alejadas de Egipto y traen regalos preciosos: oro, incienso, mirra y un libro sagrado.

Esta historia, que a todos nos recuerda de forma sospechosa a los Reyes Magos de nuestra Epifanía del 6 de enero, no hace más que refrendar los estrechos lazos existentes entre los primeros balbuceos del cristianismo y las milenarias fuentes egipcias.

El mito egipcio de san Jorge y el dragón

No es la primera vez que encontramos un referente de estas características. También en relación al dios Horus.

La leyenda egipcio del mito de Osiris señala que este dios fue traicionado por su hermano Set, envidioso de ver todos los parabienes y el éxito en el trono que ostentaba Osiris. Para vengar su muerte, su hijo Horus luchó contra su malvado tío, Set.

En el desierto de Ker-Aha, al este del moderno El Cairo, tuvo lugar el mítico enfrentamiento entre Horus y Set.

En todos los templos egipcios dedicados a Horus está presente la escena de la lucha en la que el dios con cabeza de halcón arponea a un cocodrilo o a un hipopótamo, animales vinculados con la figura de Set; al fin y al cabo, la misma representación que podemos observar en una escena cristiana muy popular. Parece evidente que el modelo de lucha universal entre el bien y el mal, que reflejan claramente san Jorge y el dragón, fue extraído del conflicto entre Horus y Set.

También conservamos algunas representaciones que apuran aún más la interconexión existente entre estos dos mitos. En algunas imágenes, san Jorge aparece luchando no con un dragón sino con un cocodrilo. E incluso en el Museo de Louvre se conserva una representación en la que el propio santo tiene el rostro de un halcón mientras le clava la lanza a uno de estos animales.

Además de las similitudes tipológicas de las dos escenas, que nadie puede dudar, existen otras conexiones referidas a pequeños detalles del desarrollo de la leyenda. No olvidemos que san Jorge luchó con el dragón en una ciudad de Libia llamada Siloha, lugar a donde muy fácilmente pudo llegar la tradición de Horus desde el vecino país egipcio. Por otra parte, al igual que hizo san Jorge con el dragón, hiriéndolo primero y luego encadenándolo, existe una versión de la leyenda de Horus en la que, de la misma manera, hiere y encadena a su enemigo Set para mostrarlo a todo el mundo, antes de darle muerte.

Sin embargo, hay otro punto de unión entre san Jorge y Horus quizá mucho más interesante. El egiptólogo Hans Goedicke ha sugerido que el propio nombre "Jorge-George" derivarían de la palabra Horus, ya que en egipcio el nombre de este dios era "Hor", pronunciado "Jor".

Escucha el programa especial de Ser Historia, sobre el Día de la Constitución. 

"SER Historia Especial Nochebuena 2011".