Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Notas de Cine

Antonio Martínez

Spielberg y Williams, el arte de la colaboración

John Williams: “Steven es, mucho más incluso que yo, un gran amante de la música. Alguna vez, cuando estoy grabando en el estudio, él viene y no importa qué música estemos tocando o de que película sea, suya o de otro director. Se sienta lo más cerca posible del podium y se deja invadir por el sonido de la orquesta. Le encanta. Es como si pagara una entrada para un concierto.” Hace 40 años un joven director llamado Steven Spielberg que aún no había cumplido los treinta años le pidió al compositor John Williams que escribiera la música para su película “Loca evasión”. Williams era ya un músico de cine consagrado que incluso había ganado un Oscar y solía atender a proyectos mucho más importantes que el que aquel novato barbudo le proponía. Pero al compositor le gustó la forma de expresarse del director, vio la ilusión en sus ojos, adivinó su talento y decidió aceptar el trabajo. Comenzaba así una de las relaciones músico-director más fecundas y largas de la historia ya que abarca cuatro décadas y ha dado a la música cinematográfica un buen montón de obras inolvidables. “Creo que las películas de Steven tienen proporcionalmente mucha más música que las de la mayoría de sus colegas” – continúa Williams – “Y yo creo que fundamentalmente es porque Spielberg se siente muy a gusto con la música. Si tú ves las últimas películas de Martin Ritt, con el que yo trabajé, te das cuenta de que Martin era un hombre que venía del teatro y se sentía incómodo con el sonido de una orquesta por debajo de las escenas y por eso no utilizaba mucha música. Steven ama la música, como dije antes, confía en ella y eso me ha hecho a mí muy afortunado. Me ha dado la oportunidad de contribuir a su arte como cineasta, probablemente mucho más que a ninguna otra persona.” En nuestras “Conversaciones en clave de sol” de esta semana resumimos un documental titulado “El arte de la colaboración: Steven Spielberg y John Williams” que el canal TCM emite en exclusiva este domingo y en el que se analiza el trabajo conjunto. En él podemos escuchar en la voz de sus dos protagonistas muchas anécdotas sobre la música de películas como la saga Indiana Jones, “ET el extraterrestre”, “Salvar al soldado Ryan”, “La lista de Schindler” o “Tiburón”: “John me invitó a su casa” – cuenta Spielberg – “me llevó al cuarto de estar y me sentó junto a su piano para que escuchara los primeros acordes de “Tiburón”. Empezó a tocar tan solo con dos dedos e hizo algo así como… tan-tan. Y se paró, mirándome sonriente. Yo trataba de sonreír también porque sabía que John tiene un gran sentido del humor y aquello parecía una broma. Luego continuó: tan-tan-tan-tan. Y se volvió a parar. Yo ya estaba nervioso, con el corazón a tope y de pronto siguió: tan-tan-tan-tan-tan-tan-tan… Era exactamente el tiburón acechando a su víctima.” Además de a John Williams, en el programa de esta semana vamos a dedicar un amplio espació a otro compositor clásico, el francés Michel Legrand, protagonista del capítulo de nuestro “Libro gordo de la música de cine”. Acaba de cumplir 80 años y con tal motivo se han editado varios recopilatorios que recogen la esencia de su extensa carrera, no sólo como músico de cine sino en otras de sus muchas vertientes: la canción francesa, el pop, el jazz, la música sinfónica o las colaboraciones con toda clase de artistas. Michel Legrand ha compuesto más de 200 bandas sonoras, ha ganado 3 Oscar y 5 Grammys, es autor de musicales clásicos de la historia del cine como “Yentl” o “Los paraguas de Cherburgo” y se le considera uno de los grandes melodistas del siglo XX. Aunque a lo largo de su carrera nos ha brindado partituras de toda clase su especialidad son los temas románticos con los que mejor ha conectado con el público. Bandas sonoras como “Verano del 42”, “El caso Thomas Crown” con el inolvidable tema “The windmills of your mind” o “El mensajero”. En el programa vamos a escuchar estas y otras muchas melodías suyas, al tiempo que repasamos su trayectoria. Una buena porción del programa está dedicada a la música de Oriente Próximo. En primer lugar vamos a escuchar la banda sonora de la película libanesa “Y ahora a dónde vamos” que tenéis en las carteleras. Es el segundo film de la directora Nadine Labaki que hace unos años dejó muy buen sabor de boca con “Caramel”, el largometraje que marcó su debut. Esta vez nos cuenta una historia ambientada en un pueblo donde conviven musulmanes y cristianos y donde poco a poco va aumentando el clima de enfrentamiento entre ellos. La música trata de armonizar ese punto de encuentro entre culturas y religiones que propone la película y, como ya ocurriera en “Caramel”, es obra del músico libanés Khaled Mouzanar, compañero sentimental de la directora. Además de la música incidental Mouzanar ha compuesto una serie de canciones que se traducen en números musicales que dan a la película un tono más alegre y optimista. El otro acercamiento a las músicas de Oriente Próximo lo hacemos a través de “El violinista en el tejado” la película que analizamos hoy en nuestra sección dedicada al cine musical. Aunque la acción del film transcurre en Rusia está llena de canciones y melodías de inspiración hebrea. La película fue un gran éxito en todo el mundo en el año 1971 y su banda sonora no le fue a la zaga. En especial el tema que cantaba el protagonista, Topol: “If I were a rich man”, aquél “si yo fuera rico” que todos hemos tarareado en alguna ocasión. Y entre los clásicos que todas las semanas elegimos de la programación de los canales TCM hoy tenemos una de las mejores películas de todos los tiempos. Siempre que me han preguntado por mi película favorita he dicho que era ésta: “Vértigo” de Alfred Hitchcock. Probablemente hay guiones que me gustan más, interpretaciones de los protagonistas que son mejores o trabajo de dirección que la supera, pero el conjunto que forma “Vértigo” para mí es incomparable. Una auténtica película de suspense sin sobresaltos ni efectismos y una historia romántica turbadora como pocas. Y qué decir de la banda sonora que compuso Bernard Herrmann, uno de los grandes hitos de la música de cine que incluye el controvertido tema de amor que “The artist” ha utilizado este año provocando las iras de la buena de Kim Novak. Por cierto, nunca estuvo más guapa que en esta película ni Jimmy Stewart tan intenso como en este film dirigido por el genio del suspense. La cita es como siempre, la madrugada del sábado al domingo de 5 a 6. A pesar del cambio de hora no nos afecta aunque, obviamente tendréis que trasnochar o dormir una hora menos ya que los relojes se adelantan a las 2. Si os viene mal ya sabéis que también os podéis descargar el audio en la web de cadenaser.com. A menos que a alguien se le olvide subirlo que también pasa.