Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

SER Consumidor

Jesús Soria

DOMINGOS, de 06:00 a 17:00H

Bancos: Más comisiones

El Banco de España ha dado los datos de los últimos movimientos de los bancos en materia de comisiones y, como es habitual en los últimos años, no son precisamente a a la baja. En marzo los bancos han cobrado un 11,65% más por las tarjetas de débido y un 9% por las de crédito. Estas cifras se refieren a la comparación con el mismo mes del año anterio, puesto que respecto al mes al pasado mes de febrero sí suponen un ligero descenso. Pese a todo está claro que desde hace ya algunos años tener una tarjeta de plástico en el bolsillo es algo que debemos cuidar, porque ni mucho menos son gratis: los españoles pagamos de media 20,02 euros por nuestras tarjetas de débido, dos euros más que el año anterior, y 37,48 en el caso de las de crédito, lo que supone un aumento de tres euros con respecto al 2011. Ahí no termina la cosa: sacar dinero de cajeros que no son de nuestra propia red también se ha encarecido, pagamos de media 4,46 euros, que no está nada mal para las arcas de los bancos.

El caso es que muchos usuarios quizá más que nunca nos debamos plantear una revisión global de nuestra “cartera” de tarjetas en bancos y cajas. ¿Necesitamos de verdad todo el plástico que llevamos encima? ¿Nos merece la pena pagar estas altas comisiones de mantenimiento por tarjetas que muchas veces apenas utilizamos? ¿Cuántas tarjetas mantenemos “vivas” de las que inicialmente eran gratis el primer año y que luego hemos “aparcado” para gloria de los bancos y cajas?¿Controlamos las comisiones que nos cuestan? ¿Hemos comparado si esas mismas tarjetas, con mejores servicios incluso – como los avisos de compras  al móvil gratis – nos las ofrece la competencia? ¿Cuántas tarjetas son iguales que otra que tenemos en la misma cartera y, absurdamente pagamos dos comisiones por lo mismo?

Hace muy poco, con motivo del Día Mundial del Consumidor, un grupo de asociaciones de consumidores europeas, entre ellas la española FUCI, sugerían que una buena práctica para ahorrar en tiempos de crisis es cambiar de banco. Y en este asunto de las tarjetas y sus comisiones está uno de los argumentos para ser “infiel” al banco y caja de siempre. Está claro que tenemos que perder el miedo a plantar cara a nuestra entidad, negociar comisiones, evitar algunas o, en todo caso, buscar  otras alternativas en la competencia. ¡Los directores de los  bancos no se comen a nadie! Y, desde luego, evitar y sortear esa lluvia intensa de ofertas de muchas entidades para conseguir que metamos en la cartera tarjetas y más tarjetas. Es la “guerra” por conseguir que compremos con sus productos y, sobre todo, que paguemos más comisiones. Gramito a gramito hasta quizá salgan de su pozo… Pagando nosotros, claro.