Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

A vivir que son dos días

Javier del Pino

SÁBADOS Y DOMINGOS, de 08:00 a 12:00H

Un ex es para toda la vida

Por eso conviene elegir uno adecuado. Uno que no te haga la vida imposible, que no te amargue, que no haga daño. En definitiva, uno que siga su camino y te deje seguir el tuyo tranquilamente.

Uno se casa con el firme propósito y la convicción de que su matrimonio durará para toda la vida. Pero, por si acaso, hacemos una separación de bienes. ¿Por qué no hacer también una separación de personas? Parece una exageración pero en esto, como en todo, más vale prevenir que curar.

Haz la prueba, observa a tu pareja, su actitud, su genio e imagínatelo de ex. La imagen probablemente será la misma. Es raro que una persona tranquila, razonable y dialogante se convierta en un ser desquiciado que no atienda a razones y que le hable mal de ti hasta a tu madre.

Es cierto que las circunstancias que acompañan un divorcio o una separación no son agradables. Y que es difícil mantener la cabeza fría cuando te han engañado o simplemente se rompe el proyecto en común que empezasteis. Pero, por esta misma razón, es necesario que nos empeñemos en pasar el trance de la mejor manera posible. La magistrada Purificación Pujol lo dice claramente: "El problema no es el divorcio, sino el mal divorcio"

Hay que desdramatizarlo y para ello ha escrito el libro "Un divorcio elegante. O como desenamorarse con estilo" (Ed. Grijalbo). He aquí algunos de los consejos que apunta:

- No mirar a otro lado cuando las alarmas empiezan a saltar. ¿Cuándo saltan? Cuando los tres pilares fallan: comunicación, respeto y buen sexo.

- Un divorcio a tiempo es una victoria. Nunca lo veas como un fracaso. (Woody Allen: «La única vez que mi esposa y yo tuvimos un orgasmo simultáneo fue cuando el juez firmó el divorcio»)

- Cuanto antes nos concienciemos de que el matrimonio está acabado, mejor. Las segundas oportunidades a veces sólo sirven para alargar la agonía.

- Sobrevive a la ruptura: No te automargines, no vayas de victima, no te encierres en casa, redescubre aficiones, fomente las relaciones familiares, busca nuevas amistades...

- Ante todo dignidad: Por tu salud mental no te olvides de olvidar, busca tu paz interior, no denigres ni calumnies a tu ex, conténtate con el dinero que tengas, vive el presente...

- Si hay hijos jamás, jamás hablarles mal de su padre o de su madre.

-Ten en cuenta que ceder ante ciertas exigencias puede hacerte ganar en tranquilidad emocional.

- Si solo/a no puedes busca ayuda profesional: psicólogos, abogados, asociaciones, etc

Según los últimos datos del INE, los matrimonios se han reducido en casi un 6%... Sin ánimo de ser aguafiestas, si alguien esta a punto de pasar por la vicaría o el juzgado, que tenga en cuenta que aunque el amor no sea para toda la vida, probablemente "un ex" sí que lo sea...

El problema no es el divorcio sino el mal divorcio.