Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Hoy por hoy

Gemma Nierga y Pepa Bueno

De 06:00 a 12:20
cerrar
documentointegro

Día Mundial de la Libertad de Prensa

La crisis, la censura y la violencia: los enemigos del periodismo

REPORTEROS SIN FRONTERAS

Coincidiendo con esta fecha, se han convocado concentraciones de protesta en varias ciudades de España para denunciar que más de 6.000 periodistas han perdido su puesto de trabajo y para recordar que sin periodismo, no hay democracia

El 28 de diciembre de 2010, cerró CNN +. Desde este momento hasta hoy, más de 4.500 periodistas han perdido su puesto de trabajo; casi 7.000 desde que comenzó la crisis, lo que eleva el número de periodistas sin trabajo en España hasta más de 10.000.

Según la Asociación de la Prensa de Madrid, uno de cada dos licenciados en periodismo no puede trabajar en el sector. Una doble crisis que, en los últimos meses, se ha llevado por delante a periódicos como La Voz de Asturias (tras 89 años de vida) o Público. Pese a todo, los periodistas no se rinden y hoy vuelven a reivindicar nuestro papel fundamental de garantes del derecho constitucional de los ciudadanos a una información veraz.

Periodistas encarcelados y asesinados por hacer su trabajo

Según Reporteros Sin Fronteras, en lo que llevamos de año 19 periodistas han sido asesinados y más de 100 encarcelados por hacer su trabajo.

En 2011, murieron 66, 1.044 fueron detenidos y casi 2.000 fueron agredidos o amenazados. A estas cifras hay que sumar los medios censurados (499), los periodistas secuestrados (71) y los profesionales obligados a dejar su país (73).

Rosa Isela Pérez, es una de esas periodistas que tuvo que abandonar su casa y su trabajo en México para salvar su vida y la de su familia. La razón: informar sobre feminicidios en Ciudad Juárez y ser la voz de las víctimas.

"Hice periodismo porque me gustaba escribir y en Ciudad Juárez hay muchos problemas que resolver y en aquel momento creía en ese ideal de colaborar y contribuir en algo con lo que escribes", explica. Tenía 20 años cuando decidió convertirse en periodista y consiguió su primer contrato en un periódico de la ciudad.

"La primera vez que escribí sobre las víctimas fue en 1999 en una manifestación multitudinaria en donde las familias pedían justicia y denunciaban la violencia contra la mujer". Desde ese momento y durante 7 años detalló en un periódico local las torturas, desapariciones y asesinatos de mujeres. Sus fuentes eran los familiares y activistas, que desesperados ante la inacción gubernamental emprendían sus propias investigaciones.

La mexicana Rosa Isela Pérez exiliada en España por informar

En el periódico "escribía a diario las palabras asesinato, desaparición, impunidad y desinterés", cuenta la mexicana. Sus artículos pronto llamaron la atención. "En Ciudad Juárez sólo se informaba cuando sucedía algo llamativo pero yo lo hacía todos los días".

Sus artículos pronto llamaron la atención y recibió las primeras amenazas. "Un día al salir del periódico un hombre me siguió, me grabó y luego caí que esa persona tenía relación con las desapariciones en la Fiscalía y luego comenzaron las amenazas por correo electrónico". Ni ella ni los responsables de su empresa denunciaron porque "ir a la Policía en Ciudad Juárez no sirve de nada aunque sí me hubiera gustado una denuncia pública por parte del periódico".

La periodista continuó informando. En 2001, ocho mujeres aparecieron asesinadas en un antiguo campo destinado al cultivo de algodón. Tras denunciar las irregularidades que rodearon el suceso, "inculpación y asesinatos de inocentes", las amenazas aumentaron y la despidieron sin explicación. No volvería a trabajar como periodista en la ciudad, "me decían que escribía sobre el mito del feminicidio", había una campaña en contra de todos los que denunciaran, era una especie de cacería de periodistas".

No la dejaban publicar pero siguió al lado de las víctimas. Tras testificar en el caso del campo algodonero ante la Corte Interamericana por violación de derechos humanos la situación empeoró. Se intensificó la presencia militar en Ciudad Juárez y "en lugar de aumentar la seguridad aumentó la delincuencia, la ciudad era un horror, entraban en las casas y se llevaban a la gente sin justificación".

En 2009 decidió pedir asilo político al Gobierno español. Se lo concedieron un año después y desde entonces vive en España Aquí recibió la última amenaza al intentar colaborar con un medio por Internet. Aun así, asegura, ella y su familia viven tranquilas y desean volver a su ciudad cuando acabe la violencia y regrese la libertad de prensa.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa en 'Hoy por Hoy' (03/05/2012). 

La periodista Rosa Isela Pérez en 'Hoy por Hoy'(03/05/2012).