¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Eurovegas y el binomio juego-tabaco

Raquel Fernández Megina, presidenta de Nofumadores.org. Hace meses venimos oyendo hablar mucho del proyecto Eurovegas, el cual tiene sus defensores y sus detractores, sus pros y sus contras. Pero uno de sus aspectos más polémicos, por la importancia que le da el promotor del proyecto, es el binomio juego-tabaco. Por una parte tenemos una ley estatal que lleva en funcionamiento desde el 2011 y que prohíbe fumar en todos los lugares públicos cerrados, esto, por tanto, incluye casinos, restaurantes, bares, teatros. Es una ley que tiene un respaldo ciudadano manifestado en el último Barómetro Sanitario con una calificación de notable y que se ha implantado con la más absoluta normalidad y un éxito rotundo, en gran parte debido a la ausencia de excepciones. Se trata de una ley que termina con la competencia desleal que había introducido la anterior regulación del  tabaco al conseguir que todos los establecimientos jueguen con las mismas cartas en vez de poder elegir una u otra opción en función de algo tan arbitrario como el tamaño, una ley que sale barata a los hosteleros pues ya no tienen que invertir en reformas costosísimas para acondicionar ineficaces salas de fumadores, una ley que por fin ha puesto en condiciones de igualdad a todos los trabajadores de hostelería, ocio y restauración en comparación con otros sectores que hasta el momento no se veían obligados a respirar un cancerígeno de grado A (según la OMS) en su puesto de trabajo, una ley que está ahorrando ya al Estado cuantiosas cantidades en los servicios sanitarios al haberse reducido en un 15% los ingresos por asma infantil y un 20% los ingresos por infarto, una ley que no ha traído mas que bienestar, salud y ahorro a los españoles. Por otro lado está el gran magnate norteamericano Sheldon Adelson, un personaje que está siendo investigado en su país por blanqueo de dinero y cuyos casinos en Macao se relacionan con la mafia y el crimen; un tipo que habla de traer a España 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos cuando en la realidad, si sumamos sus complejos en EE.UU, Singapur y Macao solo tienen empleadas a 40.000 personas, las mayoría de ellas en trabajos precarios; un personaje que ha pedido por “hacernos el favor” de traer su gran proyecto a España, excepciones fiscales, un cambio en las leyes laborales y de extranjería, permitir que se fume en sus casinos, permitir la entrada a menores de edad, etc. Un proyecto que nos trae el riesgo de incrementar la ludopatía, el blanqueo de dinero, las mafias, la corrupción y la prostitución en lugar de aumentar nuestra riqueza. Por último, está el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que liderado primero por Esperanza Aguirre, y ahora por su heredero político, Ignacio González, se ha ofrecido en todo momento a cambiar las leyes que fuesen necesarias, incluso las que no son de su competencia, para que Eurovegas fuese una realidad Madrid, seguro que teniendo siempre en mente las grandes donaciones que Sheldon Aldelson ha hecho siempre a la ultraderecha de su país. Ahora analicemos los tres puntos y preguntémonos si existen razones serias para cambiar la ley del tabaco para favorecer la implantación de Eurovegas: 1. Las leyes no se pueden cambiar para una persona en concreto, por lo tanto si se permite fumar en Eurovegas se permitiría fumar en todos los casinos y salas de juego de España. Esto reactivaría las peticiones de algunas patronales hosteleras que pedirían el mismo trato. Peligrando la integridad de la ley al permitir las excepciones. 2. Supuestamente, permitir fumar  tendría un impacto positivo en el negocio de casinos, bingos o salas de juego.  Basándose en el argumento simplista de que dado que las personas son más propensas a fumar cuando beben o juegan, limitar estas últimas actividades perjudicaría a la primera. Sin embargo, estudios en diferentes países demuestran que la prohibición del consumo de tabaco en estos establecimientos no afecta negativamente al negocio.  En España la decadencia del juego viene de muchos años atrás, antes de las leyes del tabaco, con un descenso continuado en salas y facturación que se ha agudizado al mismo ritmo que la crisis económica, lo que relaciona la caída con la falta de atractivo del modelo entre las nuevas generaciones unida a la escasez de dinero sobrante para gastar en juego, y no con la prohibición de fumar que tan rápidamente se ha asumido en los locales de ocio y restauración por parte de toda la población. Los problemas del sector de ocio, vienen, según afirmaciones del propio sector  de la alta fiscalidad, de una reglamentación rígida, de una reglamentación heterogénea y de una competencia desleal de los juegos y apuestas públicas gestionadas por el Estado y las CC.AA. que, a diferencia de las salas de juego privada, pueden publicitarse. 3. Los trabajadores de los casinos y salas de juego verían vulnerado de nuevo su derecho a la salud. 4. Se retrocedería en los logros conseguidos en salud pública y, consecuentemente, en ahorro del Estado en gastos sanitarios. En definitiva, creo que si se permite volver a fumar en los casinos, estamos perjudicando la salud y la economía españolas sólo para favorecer a un magnate americano de muy dudosa legalidad y moralidad.

Cargando