Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

SER Consumidor

Jesús Soria

DOMINGOS, de 06:00 a 07:00H
'SER CONSUMIDOR'

El fraude de los jamones ibéricos

"Solo el 9% de lo que se etiqueta con la palabra ibérico es puro"

GETTY IMAGES

Agustín González, presidente del Grupo de Trabajo del Porcino Ibérico de FAECA, asegura en 'SER Consumidor' que "solo el 9% de lo que se etiqueta con la palabra ibérico es puro", y que, por lo tanto, "se está tolerando que en el 91% restante, lo que se vende no corresponde con lo que el consumidor quiere adquirir".

El programa 'SER Consumidor' ha analizado con diferentes expertos en el sector el fraude y la picaresca que existe alrededor del jamón ibérico, y ha destapado algunas malas prácticas, como etiquetados engañosos y algún producto, que por diferentes deficiencias, ha llegado a ser retirado de algún establecimiento. Se detectan problemas en el etiquetado, como que está supuestamente certificado por una empresa que no realiza estos trámites desde hace años o un informe del Instituto de Salud Pública de Madrid que pone en duda la calidad de los mismos. En definitiva, que venden "recebo" cuando no lo es.

Francisco Barroso, uno de los socios de Félix de Murtiga, propietaria de los jamones analizados por 'SER Consumidor' y retirados de Makro, ha declarado que "los jamones están certificados por otra certificadora" y ha justificado el que salga la antigua, llamada SGS, en las etiquetas alegando que "puede deberse a que las han manipulado o por la pringue del jamón". Sobre la información del laboratorio de Salud Pública de Madrid que tenemos en nuestro poder y en el que se lee que "los valores de composición obtenidos para los ácidos grasos (oléico, plamítico, esteárico y linoléico ) no se ajustan a los límites establecidos por la norma del jamón ibérico", asegura que "nosotros tenemos un certificado de campo correcto y hemos tenido inspecciones de la Junta y todo ha salido correcto". También se le reseñado que hemos detectado "desajustes" en sus plazos de entrada en montañera y sacrificio y que podrían no estar cumpliéndose los requisitos establecidos y se le ha preguntado si podría tratarse de jamones congelados. No lo ha confirmado, pero ha dicho que "existe esa posibilidad, la Ley lo protege". Sí, pero informando al usuario de tal circunstancia.

Al presidente del Grupo de Trabajo del Porcino Ibérico de Faeca, Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias, Agustín González, no le extraña"nada" la denuncia de 'SER Consumidor' sobre la presencia en ciertos establecimientos de jamones mal etiquetados, con calidades que pudieran no corresponderle. "Es un caso más que podemos encontrar en cualquier marca que vayamos a visitar a una gran o pequeña superficie". Ha asegurado también que "se juega con la palabra ibérico y con una imagen y hasta puede estar bien etiquetado pero es un fraude al consumidor porque no tiene nada que ver con lo que el consumidor cree que está comprando. A veces se ve un cerdo ibérico puro, una dehesa, pero el producto real es un cerdo cruzado que no ha visto el sol".

Pero ¿no se hizo una legislación para evitar estos fraudes? Álvaro Rivas, director técnico de la D.O. Dehesa de Extremadura, es contundente. "La legislación que hizo el propio Ministro Arias Cañete en su anterior etapa de Ministro pretendía proteger la dehesa, la raza ibérica y al consumidor. Ninguna se ha cumplido". Rivas señala que "hacen falta controles" y aclara que "han pedido al Ministerio los requerimientos de información en este sentido a la distribución y nunca nos lo han dado". El director técnico de esta Denominación de Origen va más allá y asegura que los errores detectados en el etiquetado son "en muchos casos intencionados", y finalmente, sostiene que "controles sin sanciones como si no hubiera controles".

Álvaro Rivas reconoce que existe mucho fraude y que el error comienza por la propia desinformación del consumidor. "Hasta los responsables de hoteles, por los que pasan 4.000 jamones ibéricos al año, desconocen las normas". Y pone especial énfasis en la mejora de los controles de calidad para que se sepa lo que estamos comprando. "Hay cerdos y cerdos. Y los consejos reguladores deben ser muy exigentes para proteger el producto. Nosotros tenemos el recebo auténtico. El que sale a montanera...si hay inspecciones y certificación, a eso lo llaman bellota". Además, apostilla que "si se pilla que un solo cerdo está comiendo un día pienso, hay que retirar toda la partida.

Además, existen ciertas deficiencias en la información al consumidor en Makro, que según la propia empresa "son errores de cartelería". Por ejemplo, Denominaciones de Origen que no existen, como D.O. Jabugo en diferentes marcas de jamones, o incluso en un lomo, que no tienen Denominación de Origen. Incluso en un folleto informativo se habla de una "jamón ibérico puro de bellota cuando realmente es de recebo".

Escucha la entrevista entera. 

"Cautelarmente estamos suspendidos como proveedores de Makro". 

"Sólo el 9% de los productos con el etiquetado ibérico, correspondan a un ibérico puro". 

"Si los controles no llevan sanción económica, es como si no hubiera controles".