Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Notas de Cine

Antonio Martínez

La más grande de las pequeñas estrellas

Abrimos esta semana nuestro “Libro Gordo de la Música” por el capítulo dedicado a Shirley Temple, sin duda la niña prodigio que llegó más alto en el mundo del cine. Con sus tirabuzones rubios, su nariz respingona, la sonrisa pícara y su descaro al hablar, gustaba por igual a chicos y adultos. Vistas hoy sus películas pueden parecernos excesivamente cursis pero fueron rodadas precisamente para irradiar optimismo y una pizca de alegría en unos tiempos especialmente difíciles. De hecho el Presidente Roosevelt agradeció públicamente su trabajo porque contribuyó, según dijo, a que América mantuviera la esperanza y pudiera salir de la “Gran Depresión” de los años treinta. Shirley Temple comenzó a ser estrella muy pronto. Es conocida la anécdota de que, a los seis años, se sentó en el regazo de Santa Claus durante unas navidades y fue el propio Papa Noel quien, al final, acabó pidiéndole un autógrafo. A los tres años un cazatalentos se fijó en ella mientras bailaba en una escuela de danza y la fichó para una serie de cortometrajes en los que los críos interpretaban situaciones adultas. Unos trabajos que no pasaron desapercibidos para la Fox que enseguida quiso firmar un contrato. Shirley, entonces, no tenía ni siquiera seis años y los estudios falsearon la fecha de su nacimiento para así poder ficharla. Debutó en 1934 con un pequeño papel en el musical “Stand Up and Cheer!”. Su consagración llegó con “Ahora y siempre” en la que hacía de hija de Gary Cooper. A lo largo de la década de los treinta filmó unos veinticinco largometrajes y se convirtió en la estrella que más beneficios proporcionó a la Fox. Películas como “Heidi”, “La pequeña princesa”, “La mascota del regimiento”, “Pobre niña rica”, “La simpática huerfanita” o “La pequeña coronela” arrasaban en las taquillas de todo el país. Ella era la estrella indiscutible y, además de protagonizar sus películas, era la invitada de muchos programas de radio; posaba como modelo infantil en revistas y aparecía en numerosos actos públicos. Fue, por ejemplo, la actriz más joven en dejar sus huellas frente al Teatro Chino en el Paseo de la fama de Hollywood. Se hizo incluso una muñeca que se llamaba como ella y que se vendía con los trajes con los que aparecía en las películas. Y, por supuesto, también sus discos se compraban como rosquillas. En 1935, con solo siete años, le concedieron un Oscar honorífico por su contribución al mundo del entretenimiento. Aunque no dejaba de ser una niña destacó siempre por su gran profesionalidad. Se aprendía perfectamente los guiones y ensayaba hasta la saciedad sus números musicales para que salieran perfectos. Se le daba bastante bien el claqué y bailó hasta en cuatro ocasiones con el gran bailarín negro Bill Bojangles Robinson, una de las estrellas del “Tap Dancing”. Cuando creció siguió apareciendo en películas pero ya no como protagonista sino en papeles secundarios como el que hacía junto a Cary Grant en “El solterón y la menor” o en “Fort Apache” de John Ford. A finales de los años cuarenta decidió retirarse del cine aunque, durante más de otra década, siguió trabajando en la televisión. Más tarde se dedicó a la política gracias a la influencia de su segundo marido, Charles Black.  Fue  Delegada de las Naciones Unidas; Jefa de Protocolo de la Casa Blanca e incluso embajadora en países como Ghana y Checoslovaquia. Hoy Shirley Temple tiene 84 años pero sigue siendo recordada como una de las grandes estrellas de todos los tiempos. De hecho el American Film Institute la sigue incluyendo en el puesto número dieciocho de su lista. Hemos invitado a charlar esta semana de música al actor Oscar Jaenada que estrena “Atraco!”, la película de Eduard Cortés sobre un supuesto robo de las joyas de Eva Perón en Madrid durante los años cincuenta. A Oscar Jaenada le recordamos dando vida a Camarón en la película del mismo título por la que ganó un Goya como Mejor Actor. Nos ha contado, naturalmente, lo que supuso para él hacer este papel y el impacto que le causó su figura y sus canciones. También nos ha hablado de sus gustos musicales. En su camerino o en su caravana, durante las pausas de los rodajes, siempre está escuchando a cantantes y a grupos como Blur, Gotham Project o Ali Farka Touré y muchos otros más. Oscar Jaenada tiene, además, muchos amigos dentro del mundo de la música como Leiva, Enrique Bumbury o La Mala a los que suele grabar con su cámara durante los conciertos. De momento estos trabajos están únicamente en su archivo personal pero no descarta hacer un día un documental sobre este tema. Os invitaremos a escuchar la banda sonora de “El Fraude”, la última película protagonizada por Richard Gere y que es obra de Cliff Martínez, uno de los compositores de moda. En los últimos años hemos oído su trabajo en films como “El Inocente”, “Contagio” o “Drive”. A Cliff Martínez los aficionados al rock le recordarán como batería de diferentes grupos, sobre todo de los Red Hot Chili Peppers pero su trabajo como compositor de cine tiene muy poco que ver con su pasado de percusionista. En “El Fraude” sigue con su estilo de ritmos electrónicos y música envolvente que crea la atmósfera precisa para que se desenvuelva la trama de la película. A veces puede parecer demasiado fría pero poco a poco se transforma tremendamente inquietante, describiendo perfectamente el enredo financiero y políciaco en el que se mete el protagonista. A lo largo de la película se escuchan además algunos temas de jazz y la canción de Björk I See Who You Are de su álbum Volta cuya letra resume perfectamente la trama del film. “Veo quien eres debajo de la piel”, dice su primera estrofa. El musical que hoy recordamos es uno que quizá muchos no conozcáis demasiado porque en nuestro país no ha sido uno de los más populares. Sin embargo en Norteamérica sí que tuvo mucho éxito. Tanto que en 2005 fue elegido por el Registro Nacional Cinematográfico de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos como una de las películas que había que preservar por ser cultural, histórica y estéticamente representativa. Es “Vivir de ilusión” o “The Music Man”, que es su título original. Está basado en un musical de Broadway que se estrenó en 1957. Cinco años después se rodó la versión cinematográfica dirigida por Morton Dacosta y protagonizada por Robert Preston y Shirley Jones. Cuenta la historia de un charlatán timador que quiere convencer a los habitantes de un pequeño pueblo para que formen una banda de música. La película que destacamos de la programación de TCM es “Life Acuatic” de Wes Anderson con Bill Murray encabezando un reparto coral en el que también podemos ver a Owen Wilson y Angelica Huston, Cate Blanchett y Jeff Goldblum. “Life Acuatic” cuenta la historia de un director de documentales marinos que emprende un nuevo viaje en barco para encontrar y matar al tiburón que se comió a su mejor amigo. La banda sonora incidental del film esta compuesta por Mark Mothersbaugh, uno de los habituales colaboradores del director y ex componente del grupo Techno Pop Devo, pero en la película suenan varias canciones entre ellas versiones en bossa-nova de temas de David Bowie que interpreta el actor brasileño Seu Jorge, al que vimos en "Ciudad de Dios" y que en la película da vida a uno de los miembros de la tripulación. Esto son los contenidos de esta semana. Recordad que el programa se emite en la madrugada del sábado al domingo a partir de las cinco pero que el lunes ya estarán listos los podcasts en las páginas cadenaser.com y canaltcm.com. Esperamos que os guste y hasta la semana que viene.