Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Punto, SER y partido

El lado díscolo de Tipsarevic

El rival de este sábado de David Ferrer no es un tenista de estereotipos, amante del esquí, lector de Dostoyevski o eventual fumador en pipa de agua, en los últimos meses ha dejado ver su cara menos simpática con actuaciones algo polémicas.

La primera de ellas llegó en la Copa Davis, una competición caliente y muy dada al enfrentamiento. Y la llevo a cabo precisamente contra el rival de España en la final de la semana que viene, República Checa. Tras vencer a Stepanek, el checo rehusó dar la mano al serbio y llegó a increparle, a lo que el serbio respondió yéndose a por él a recriminar su actitud. Janko, lejos de dejar los problemas en la pista, criticó a Radek en Twitter afirmando que es una pena que “un gran país esté representado por alguien como él”.

A partir de ahí el final de temporada no ha sido nada fácil para ‘Tipsa’, que ha vivido en una montaña rusa de emociones. Desde que en julio venciera en Gstaad, su rendimiento fue bajando paulatinamente pese a terminar entrando en la Copa de Maestros. En los torneos previos a esta cita londinense, la actuación del serbio ha sido el centro de atención en esas frenéticas cuentas por ver quién se clasificaba.

En el Open de Valencia, el jugador balcánico se retiró en plena lucha por el primer set frente a Gilles Simon, un jugador pegajoso e incansable. Sin embargo esta retirada dejó de parecer algo común cuando se vio la jugada de Tipsarevic en París Bercy.

Allí se topó con Jerzy Janowicz, el emergente polaco y gran sensación del torneo. Eran cuartos de final y el cuadro ya aparecía desierto de grandes favoritos. Tras estar un set iguales, el jugador de Lodz empezó a despegarse de Tipsarevic hasta ponerse 4-1 arriba entre el fulgor del público. Entonces, de forma totalmente inesperada, Janko se fue a la red y avisó de su retirada, tan cerca del final que llegó a parecer algo inverosímil.

Echando un ojo a las estadísticas, efectivamente Janko suele echar el pie a tierra con facilidad, hasta 16 veces en su carrera. Su paso por el O2 Arena sin embargo está siendo discreto, con dos derrotas, incluyendo en una de ellas un ‘rosco’ frente a Del Potro. El de mañana, frente a Ferru, será el último partido de una temporada irregular para un jugador extravagante y necesario al que parece que el curso se le está haciendo algo largo de más.