Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

SER Historia

Nacho Ares

De 04:00 a 05:00

SER Historia: 'Jesús en sus inicios: Egipto'

Uno de los mayores enigmas del cristianismo es precisamente cómo se originó. Las fuentes no son claras. Ni siquiera los protagonistas coinciden en sus argumentos. Como muchos han propuesto, gran parte del acervo cristiano lo podemos encontrar en la religión egipcia

Arbol de la Virgen María en Matareia

Jesús y Egipto son una combinación difícilmente superable; un verdadero cóctel de misterio, tradición, magia y fe. Quizá su figura, más asentada en nuestra tradición judeocristiana, nos aproxima al entendimiento de una de las culturas más fascinantes de la Antigüedad, la egipcia. El conocimiento de su paso por el Valle del Nilo no viene de las Escrituras Sagradas sino de fuentes indirectas, textos apócrifos e, incluso, de leyendas de dudosa credibilidad pero, en definitiva, señalan a Egipto como la escuela en donde se formó como sabio.

Son muy pocos los datos que proporciona el Nuevo Testamento en relación a los años pasados por Jesús en este país. El evangelio de Mateo es el único que señala el viaje del niño al Valle del Nilo. En el versículo 13 podemos leer: "Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle".

Tomando como premisa esta afirmación podríamos empezar a comprender la gran abundancia de lugares y objetos identificados con Jesús en aquel país. Según la tradición fue el apóstol san Marcos quien en el año 40 evangelizó Egipto. Ya fuera así o no, Egipto siempre ha sido uno de los lugares predilectos de las Sagradas Escrituras.

Las escuelas de Heliópolis

De haber puesto Jesús los pies en el Valle del Nilo, seguramente lo hizo en Heliópolis, la On bíblica, en donde se concentraba uno de los complejos del saber más grandes de la Antigüedad. Este argumento, que lo podemos ver en numerosos textos referidos a las etapas más oscuras de la vida de Jesús, incluso en la propia tradición oral de los modernos cristianos egipcios, es, en realidad, un supuesto histórico.

La tradición de que era un lugar erudito y cultivado estaba suficientemente justificada. Se trata de uno de los centros del culto al sol más avanzados de toda la historia de Egipto. Desde las primeras dinastías, casi 3.000 años antes de que Jesús pusiera sus huellas en aquel lugar, Heliópolis era el centro religioso y de culto más importante.

Por desgracia, hoy no queda prácticamente nada de la ciudad que supuestamente visitó. La leyenda señala un cripta hoy en la iglesia de San Sergio en el barrio copto de El Cairo como el lugar en donde descansó la Sagrada Familia. Pero sabemos que esa iglesia es al menos, del siglo IV. Otra leyenda señala un árbol en la zona de Matareia (El Cairo) lugar en donde supuestamente también descansó la Virgen. Pero realmente no son más que leyendas sin fundamento histórico aparecidas a la luz de la nueva fe en el primer milenio de nuestra era.