Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Notas de Cine

Antonio Martínez

Richard Robbins. In Memoriam

Llevamos una mala racha en el mundo del cine y la televisión. En pocas semanas hemos visto como han ido muriéndose Miliki, Tony Leblanc, José Luis Borau y Larry Hagman, el JR de la serie Dallas. También la música de cine ha tenido recientemente notables bajas. Bernardo Bonezzi y Marvin Hamlisch murieron en agosto. Juan Carlos Calderón, que también compuso bandas sonoras, hace tan solo unos días. Lo mismo que el protagonista del  capitulo del “Libro Gordo” de hoy: Richard Robbins, el músico habitual de James Ivory. Richard Stephen Robbins nació en Massachusetts en 1940. Empezó a tocar el piano a los cinco años; estudió en el conservatorio de Boston y más tarde se trasladó a Viena para completar su formación. Su entrada en el mundo de la música de cine fue relativamente tardía, a los 39 años. Por aquel entonces Robbins daba clases y dirigía una escuela de música en Nueva York. Una de sus alumnas era hija de la escritora Ruth Prawer Jhabvala, colaboradora y guionista de James Ivory y fue ella quien les presentó. En 1979 comenzó su colaboración con “Los europeos”, un trabajo conjunto que se prolongaría durante tres décadas y dio como frutos dieciocho bandas sonoras. Su consagración como compositor cinematográfico llegó en 1985 con “Una habitación con vistas” a la que seguirían “Maurice” y “Regreso a Howard End” con la que consiguió su primera nominación al Oscar en 1993. Un año después repetía candidatura con la que muchos consideran que es su mejor obra: “Lo que queda del día”. Allí Richard Robbins creó una música envolvente y delicada sobre unas bases electrónicas e instrumentos de cuerda. En general la música de Richard Robbins se movía entre el minimalismo de compositores como Philip Glass y las tendencias impresionistas de los autores del siglo XIX como Ravel o Debussy.  Era, como James Ivory, una “rara avis” del cine americano, mucho más cercano a la elegancia británica que a Hollywood. Los dos trabajaban ajenos a las modas o a los intereses comerciales y siempre fueron fieles a su estilo. Robbins continuó trabajando a las órdenes de Ivory en películas como “Jefferson en París”, “Sobreviviendo a Picasso” o “La Copa dorada” pero también lo hizo para otros directores europeos y norteamericanos. Suyas son las bandas sonoras de “La balada del Sad Café”, “Place Vendôme” o “The Mistyc Masseur”. A finales de los años noventa le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson y poco a poco su salud fue empeorando. La última banda sonora que compuso fue en 2005 y de nuevo para su inseparable James Ivory: “La condesa Rusa”. Murió el pasado 7 de noviembre en su casa de Nueva York a los setenta y un años de edad. Nuestro invitado a sentarse esta semana en el sillón de las conversaciones es Miguel Ángel Silvestre, uno de los protagonistas de “Todo es silencio”  la película de José Luis Cuerda que se acaba de estrenar. A Miguel Ángel Silvestre le recordamos en la serie de televisión “Sin tetas no hay paraíso” pero también le henos visto en películas como “La distancia”, "The Pelayos" o “Verbo” en la que canta un rap. El actor nos ha contado que hace años una novia que tuvo le animó a sacar un disco como cantante pero que él prefirió centrarse en su carrera como actor. En la charla nos ha dejado unas cuantas de sus preferencias musicales entre las que destacan F.J. McMahon y Johnny Cash pero también Chavela Vargas y Diego El Cigala. Y nos ha recomendado que, si podemos, veamos en directo a la “bailaora” flamenca Paloma Fantova. Os traemos la Banda Sonora de “El hombre de los puños de hierro”, una película de Kung-Fu protagonizada por Russell Crowe y con Quentin Tarantino como productor ejecutivo. El director del film es el rapero RZA, cerebro y líder de Wu-Tang Clan, un colectivo que a principios de los años 90 dejó su particular sello en el hip-hop con su fascinación por la cultura asiática y las artes marciales. A lo largo de los años RZA ha trabajado como actor y ha compuesto algunas bandas sonoras. “El hombre de los puños de hierro” supone su debut como realizador pero no ha abandonado su faceta de compositor y se ha hecho cargo él mismo de la música incidental. En la película suenan además varias canciones. Algunas naturalmente de rap a cargo de antiguos miembros del Wu-Tang Clan como Ghostface Killah o Method Man pero también de otros géneros, a cargo de grupos como los Black Keys o la cantante china Sally Yeh. El próximo 26 de diciembre se cumplen 35 años de la muerte de Howard Hawks uno de los grandes maestros del cine clásico y TCM va a recordarle por todo lo alto. Todos los sábados de este último mes del año los espectadores del canal podrán ver algunos de sus trabajos más representativos como “El sargento York”, “El sueño eterno” o “Tener y no tener”. Además, para tener una completa visión de su carrera y de su manera de entender el cine, se emitirá el capítulo de la serie documental “Los hombres que inventaron las películas” dedicado a su figura y a su obra. Otro de los ciclos cinematográficos del mes, esta vez en TCM Autor, está dedicado a Lars Von Trier. Todos los sábados de este mes de diciembre por la noche se emitirán por este canal algunos de los largometrajes más significativos de su carrera como “Bailar en la oscuridad” “Anticristo” o “Dogville”. Y es precisamente de esta última película, “Dogville”, protagonizada por Nicole Kidman, de la que os hablamos más detenidamente. Esto es todo por esta semana. Como siempre os recordamos que el programa comienza a las cinco de la madrugada pero que desde el lunes os podéis bajar el programa de las páginas web cadenaser.com y canaltcm.com Un saludo y hasta la semana que viene.