Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

A vivir que son dos días

Javier del Pino

SÁBADOS Y DOMINGOS, de 08:00 a 12:00H
EL JURADO

El caso de la poligamia: "El ejemplo francés"

En Francia se reconocen determinados efectos a los matrimonios polígamos, siempre que :

a)- que el estatuto personal de ambos contrayentes permita la celebración de matrimonios polígamos,

y b)- que los mismos se celebren en un país en el que se reconoce esta configuración familiar.

El orden público de todos ellos no permite la celebración de estos matrimonios dentro de su territorio, aunque concede determinados efectos a los matrimonios que se han celebrado en el extranjero. Los efectos que normalmente se reconocen, guardan relación con materias como: las obligaciones alimenticias, derechos sucesorios y las indemnizaciones por accidentes.

El Derecho francés no admite la poligamia simultánea, aunque sí la sucesiva (impropia). El reconocimiento de la poligamia concomitante en Francia, depende de la concurrencia de determinadas circunstancias, como son:

a)- que ambos cónyuges tuvieran el estatuto personal polígamo, al momento de celebrarse el matrimonio, y

b)- que el matrimonio polígamo se haya celebrado en un país que permite esta figura, no existiendo fraude de ley. sus efectos son limitados en Francia.

Un extranjero casado no podrá celebrar nuevo matrimonio en Francia, a pesar de que su estatuto personal se lo permita, hasta que disuelva su anterior matrimonio.

La jurisprudencia ha sido favorable al reconocimiento de ciertos efectos en territorio francés, a los matrimonios polígamos celebrados en forma legal en el extranjero. Si bien la posición inicial ha sido la de apertura, con el transcurso del tiempo, y como consecuencia de la masiva afluencia de inmigrantes polígamos, a partir de los años 90, se ha procedido al cierre de dicha posición.

El Derecho francés reconoce determinados efectos a los matrimonios polígamos como son:

a)- las obligaciones alimenticias entre los cónyuges e hijos,

y b)- los derechos sucesorios. Pero existen limitaciones en el ámbito de la pensión de viudedad así como a las prestaciones que pueden recibir las esposas de la Seguridad Social, puesto que supondría una carga para el sistema.

Se han reconocido efectos al matrimonio polígamo, en los siguientes casos:

a)- para liquidar el régimen matrimonial en materia de alimentos, (en la que se llegó a reconocer la obligación alimentos, como contenida por el Derecho de gentes, y las nociones de moral comúnmente admitidas por todas las naciones civilizadas),

b)- en relación con la filiación, tras la promulgación de la Ley de 3 de enero de 1972, favorable a los intereses de los hijos,

y c)- en materia de derecho sucesorio.

El punto más álgido de apertura y reconocimiento de la institución del matrimonio polígamo se produjo el año 1983, en el que el Tribunal de apelación de París se tuvo que enfrentar a un caso de sucesión de un argelino que dejaba nueve hijos, el primero nacido del matrimonio con la primera esposa celebrado regularmente, y los ocho restantes, del segundo matrimonio celebrado en Francia con una ciudadana francesa. De las dos esposas se había divorciado sucesivamente el argelino. Estando vigente el segundo matrimonio, celebrado en Francia con ciudadana francesa, el esposo se casa nuevamente en Argelia con una argelina. Esta esposa, la argelina se erige a la muerte de su esposo, divorciado al momento de su muerte de las dos esposas anteriores, en heredera de su esposo junto a sus nueve hijos. En opinión del Juez parisino, el matrimonio celebrado en Argelia no podía considerarse celebrado en fraude a los intereses de la segunda esposa e hijos, aunque en el caso en cuestión no se hace mención alguna al fraude a la ley, por el mero hecho de que el difunto había ocultado su situación polígama, puesto que éste es un derecho que ostentaba en base a su ley personal, con lo que no tenía la obligación de informar ni a su esposa ni a sus hijos de esta circunstancia. Por todo lo cual, en opinión del Tribunal, la esposa argelina tenía derecho a concurrir junto con los hijos del difunto a la sucesión de éste.

Desde la década de 1990 los límites franceses se han estrechado en protección de los derechos fundamentales de las personas recogidos en los ordenamientos occidentales, y que se encontraban en peligro como consecuencia de la aplicación de algunas normas extranjeras, concretamente de los ordenamientos de los países árabe-musulmanes y del África sur-Sahariana.

Las medidas requieren a los poderes públicos acciones en todos los campos, utilizando todos los instrumentos jurídicos a su disposición, desde las circulares ministeriales a las leyes, con el fin de renegociar los tratados internacionales. Las medidas que proponen en concreto son: "1º)- Condicionar la concesión del permiso de residencia a titulo de residencia permanente, siempre que no exista un estatuto familiar polígamo en el solicitante. 2º)- Conceder el permiso de residencia temporal a los extranjeros polígamos, excluyendo la posibilidad del reagrupamiento familiar polígamo. 3º)- Negar, a través de la ley efectos civiles en Francia, al matrimonio polígamo que el inmigrante haya celebrado válidamente en el extranjero tras su ingreso en Francia. 4º)- Renegociar la Convención franco-marroquí de 1981, de forma que se excluya el reconocimiento de efectos en Francia, al repudio válidamente pronunciado en Marruecos".

En relación con los efectos personales, ha considerado que: a) la segunda esposa de un musulmán no puede ser considerada concubina[167], b) que no se puede obligar a la primera esposa a convivir con la segunda, y así también, c) se le reconoce a la primera esposa, el derecho a solicitar el divorcio como consecuencia del abandono de familia y adulterio que realiza el esposo, al celebrar nuevo matrimonio.