Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Hoy por hoy

Gemma Nierga y Pepa Bueno

LUNES A VIERNES de 06:00 a 12:20h
documentointegro

Un tiro en el pie

'Hoy por hoy' realiza un programa especial desde la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid coincidiendo con una jornada de movilizaciones del sector científico en todo el país contra los recortes en I+D+i / CADENA SER

Hace ya muchas décadas, al regresar de Estados Unidos, el científico español José García Santesmases intentó convencer a sus colegas del CSIC de que había que volcar los esfuerzos en una nueva ciencia llamada informática. Y en 1973 desarrolló junto a su equipo el primer micrordenador español.

Santesmases se había traído del extranjero una conclusión y una advertencia que hoy siguen tan vigentes como entonces: cuanto más desarrollada está una tecnología, una técnica, una nueva ciencia, más difícil es empezar a competir en ella.

Y ahora, en este mundo en el que sólo competirán con fuerza los países que se aferren a la economía del conocimiento (los que sean capaces de aportar valor añadido a su esfuerzo), nuestros gobernantes, en su viaje irracional hacia la austeridad y el adelgazamiento del gasto, han decidido que nos demos un tiro en el pie.

En los últimos cuatro años hemos reducido hasta un 40% la inversión en ciencia, en I+D+i, esa suma que llena la boca de nuestros políticos pero que luego no se toman en serio.

Los esfuerzos puestos en marcha durante dos décadas, con programas como el Ramón y Cajal, para recuperar a todos aquellos científicos españoles que se habían formado en el exterior, se nos están yendo por el desagüe.

Estados Unidos, Alemania, Reino Unido o Australia se benefician del trabajo, de la inversión pública en su formación y de la brillantez de jóvenes químicos, biólogos, físicos españoles, que han decidido tirar la toalla y abandonar un país que ya no les ofrece expectativas ni estímulo para investigar.

Ese mismo Ramón y Cajal bajo cuyo nombre recuperamos algunos de nuestros mejores hombres y mujeres, decía que un científico debe tener independencia de juicio, curiosidad intelectual, perseverancia en el trabajo y religión de la patria. Porque, como añadía su colega francés Pasteur, "la ciencia no tiene patria... pero los científicos sí", y todos quieren elevar su prestigio.

Solo hace falta, añadimos nosotros, que el Gobierno se quite la venda de los ojos y les ayude en ese esfuerzo noble pero también productivo.

Pepa Bueno: "Los esfuerzos se nos están yendo por el desagüe".