Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

SER Consumidor

Jesús Soria

DOMINGOS, de 06:00 a 07:00H

Cuando los consumidores lo vemos difícil…

La verdad es que uno se propone escribir algo optimista, relee comunicados buscando ciertos aires positivos, notas de prensa, informes fin de año, hace llamadas a algunos expertos buscando una luz y, la verdad, ¡qué complicado!

Bueno, que no sube el butano, que el Euribor seguirá por los suelos (¡menos mal!), que los coches van a seguir con muchas ofertas en 2013 y que vuelven las lecturas del contador de la luz cada dos meses después de tres-cuatro años sufriendo una más de las pésimas decisiones del ministro Sebastián... Y poco más. Mucho signo negativo y poco optimismo, la verdad.

Sobre todo cuando nos espera una nueva subida de la luz, a la que se sumarán otras muchas que se irán conociendo en estos días, como los transportes.Un atropello más de cada comienzo de año, esta vez con el agravante de la situación actual. Es como ponerle una mochila a alguien que va agonizando subiendo una cuesta pronunciada.

Sobre todo cuando sabemos que nos van a seguir friendo a comisiones en los bancos, cuando a los afectados-estafados de las preferentes no se les ve una salida -ni parece que haya mucho interés en buscarla-, cuando tampoco se vislumbran alternativas para los amenazados de los desahucios, ni siquiera cuando tenemos seguramente el parque de casas vacías más alto del mundo.

O cuando las tasas judiciales ya están aquí y muchos usuarios se verán alejados de una justicia que mira más la economía que a la justicia.

Cuando a la sanidad se la empieza también a mirar mucho más por la gestión económica que por la gestión médica, cuando ya es en muchos casos más importante el euro de beneficio que la salud de los pacientes. Por ejemplo, ya se están realizando operaciones no por el especialista que debería operar sino por el que está ahí. Es más bárato, que es de lo que se trata. Y es que el negocio de la sanidad es jugoso, pero la sanidad privatizada no quiere enfermos.

Cuando la propia crisis y un no excesivo interés por darles apoyo, está llevando al ahogamiento financiero de no pocas asociaciones de consumidores, incapaces sin medios de mover fichas que ayuden a los consumidores a reconducir sus quejas, denuncias y reclamaciones.

Cuando hay indicios de que pasa lo mismo -ojalá me equivoque– con el Sistema Arbitral de Consumo o las propias OMIC, Oficinas Municipales de Información al Consumidor.

Cuando nos anuncian nuevas subidas de las gasolinas, mientras los gasolineros seguirán diciendo que ellos no ganan apenas con el combustible y que no es verdad que los fines de semana suben los precios…

Cuando no vamos a tener que seguir peleando con los servicios de atención al cliente -un increíble contrasentido- para solucionar muchos de nuestros problemas…

Cuanto tendremos que seguir soportando que los operadores de telefonía nos sigan llamando a cualquier hora para hacernos ofertas, a veces engañosas…

Cuanto seguirán a su bola algunos comerciales sospechosamente incontrolados que nos tratarán de cambiar de compañía de luz o gas con propuestas llenas de trampas…

Pese a todo, ¡feliz 2013 a todos!