Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Hoy por hoy

Gemma Nierga y Pepa Bueno

De 06:00 a 12:20
documentointegro

Guantánamo, un limbo físico y jurídico y un agujero negro para los derechos humanos

Pepa Bueno, durante la presentación de la nueva temporada de Cadena SER, en la que dirigirá - junto a Gemma Nierga - 'Hoy por Hoy' / CADENA SER

Hoy nos van a permitir que antes de entrar en la faena nacional, antes de contarles lo último del Gobierno o de Cataluña o de cómo va la cuenta atrás en Venezuela para el día 10, recordemos Guantánamo.

Y lo hacemos porque Obama parece querer dar un giro a la política de seguridad en su segundo y último mandato como presidente de Estados Unidos. Al frente del Pentágono pone a Chuck Hagel, un republicano, veterano de Vietnam, que aunque inicialmente apoyó la invasión de Irak, después la criticó con extrema dureza y sostiene que mandar gente a la guerra debe ser siempre el último recurso.

Para la CIA ha elegido a John Brennan, su asesor en materia antiterrorista y un independiente que ha pasado de defender los polémicos interrogatorios coercitivos a los sospechosos a pedir ahora el cierre de Guantánamo.

Todo está lleno de matices, ya lo ven, y los dos tienen aún que ser ratificados por el Senado, de mayoría republicana, y donde los dos nombres han sentado como un tiro.

Pero parece que Obama, libre ya de la responsabilidad de ser reelegido, va a intentar ejercer el poder para cumplir su programa. Entre sus grandes promesas incumplidas figura Guantánamo con letras luminosas. Esta polémica y oscura instalación penitenciaria, por llamarla de alguna manera, sigue abierta. Alberga ahora mismo a 166 detenidos, llegó a tener muchos más y nueve murieron dentro, la mayoría por suicidio.

Se trata de un limbo físico y jurídico, un agujero negro para los derechos humanos, una vergüenza que iguala a quien persigue el mal con el mal mismo. Obama dice que sigue queriendo cerrarlo, pero esta semana ha firmado una ley que vuelve a ponérselo difícil.

Sus dificultades con los republicanos explican -pero no justifican- un incumplimiento electoral gravísimo, convertido en todo un símbolo en el mundo entero de cómo todo vale cuando la seguridad que está en peligro es la nuestra, la del primer mundo. Entonces nos saltamos las reglas que exigimos con grandilocuencia al resto de los países. Ojalá que los nombramientos propuestos en las últimas horas por Obama anticipen por fin el fin de Guantánamo.

Pepa Bueno: "Guantánamo, un agujero negro para los derechos humanos".