Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

La Script

María Guerra

Las críticas de La Script. La esclavitud según Spielberg y Tarantino

'Lincoln'. Otra lección de historia de Spielberg / María Guerra

A Steven Spielberg le duele la esclavitud por encima de todas las injusticias de la historia americana. 'Lincoln' es su tercera película sobre el tema tras 'El color púrpura' (1985) y 'Amistad' (1997). En su afán por ser preciso y no simplificar la envergadura de la doble empresa de Lincoln en el año 1865 - acabar la Guerra Civil y abolir la esclavitud- Spielberg se embarra en un guion prolijo que hace eterna la película. Ya pasada la primera hora de zafarrancho leguleyo en el Congreso de la época, dividido por la aprobación de la décimo tercera enmienda a la Constitución, la película cobra emoción y vida. Solo cuando se centra en la dimensión humana del personaje al que Daniel Day Lewis resucita literalmente, Lincoln despega y se convierte en el monumento al que Spielberg aspiraba, pero en el que se ha quedado a medias. Un espectador neutro, sin antecedentes o especial interés por la época, queda sepultado por la multitud de datos y personajes, subtramas políticas que hacen desconectar y llegar agotados a la verdadera historia que conmueve: la humanidad de Lincoln y su nada perfecta vida familiar. Entre las 12 candidaturas a los Oscar, sin duda Sally Field y Day Lewis se merecen el que sería su respectivo tercer Oscar. La rabia de la esposa del prohombre está delicadamente retratada por Spielberg, que fiel a sí mismo, se pone inútilmente lacrimógeno. Muy larga y demasiado didáctica, Lincoln transmite su mensaje político – machacado y largo-. Se trata de un error de enfoque, le sobra política y el Lincoln humano sabe a poco.  

'Django desencadenado'. Memoria histórica de Tarantino  / Pepa Blanes

Es curioso que llegue el mismo día la cartelera dos películas que hablan sobre un mismo tema: la esclavitud en la América de finales del siglo XIX, y que a la vez sean completamente diferentes. Tarantino tenía dos pretensiones antes de rodar 'Django desencadenado'. Primero, hacer un spaghetti western. Y firma uno redondo a pesar de su duración. Es cierto que no innova en el género y en cuanto a la historia, traslada la esencia de 'Malditos bastardos' a las plantaciones de algodón de los estados sureños. Y aquí aparece otra de sus pretensiones: hacer memoria histórica de la esclavitud en la incipiente democracia de Estados Unidos. Como no podía ser de otra manera, su forma de hacer justicia es la venganza vestida de estética pop. En cuanto a lo formal, no hay narraciones paralelas, hay  menos diálogos tarantinanos y, en su lugar, más monólogos que en otras cintas, pero si en algo es experto el director de 'Pulp fiction' es en dejarnos momentos memorables en sus películas y en ésta no se queda corto. Y hasta aquí podemos leer para mantener el efecto sorpresa. Capítulo aparte merece el tema de la violencia. Tarantino muestra el pasado violento y sanguinario del pueblo americano con su estilo hiperbólico. Como novedad, que esa violencia, marca de la casa, genere por primera vez repulsión, al menos la que se ejerce hacía los negros. De los actores, Jamie Foxx muestra su alma de vaquero y se convierte en el primer héroe con podería de un western negro. Christoph Waltz -flamante ganador del Globo de Oro- está magnífico de cazarecompensas alemán. Dicaprio es otro actor que brilla en 'Django desencadenado' con su interpretación de amo y señor de la plantación 'Candyland'. Atentos también a los secundarios: Samuel L. Jackson y Don Johnson -en una de las escenas más divertidas parodiando al Ku Kux Klan (¿parodia también a Griffith?)-. En definitiva, cine lleno de excesos, de adrenalina y de diversión, esta vez con mensaje, que solo Tarantino puede hacer. La guinda es la banda sonora, como siempre en su cine, perfecta  

'Nameless Gangster'. Mafias coreanas

Convertida en una de las películas más taquilleras del año en Corea del Sur, con más de 4 millones y medio de espectadores y 32 millones de dólares recaudados en taquilla, 'Nameless Gangster' representa la segunda colaboración entre el actor Ha Jung-woo y el director Yun Jong-bin tras 'The Unforgiven' y 'Beastie Boys'. La cinta, que fue presentada en el Festival de Sitges, está ambientada en las luchas de poder y contrapoder entre gánsters y gobierno en los ochenta y noventa.  

'El corazón del roble'. Animación española

Una serie de extraños acontecimientos están cambiando el clima de la colina del Dragón. Las temperaturas han bajado escandalosamente y sus habitantes viven inmersoso en el frío y la oscuridad. Por eso, el guardián del bosque suplica ayuda a los dioses. Estos atenderán la plegaria, pero de una forma muy sorprendente. Ricardo Ramón y Ángel Izquierdo dirigen esta cinta, 'El corazón del guerrero' que ha logrado una nominación al Goya como Mejor Película de Animación.  

'Tabú'. Murnau resucita en portugués

Desde Portugal nos llega esta historia, la de una vieja y temperamental señora, su criada de Cabo Verde y una vecina entregada a las causas sociales.  Tras la muerte de la primera, las otras dos se enteran de un episodio de su pasado: una historia de amor, crimen y aventuras ambientada en África. Miguel Gomes -uno de los cienastas lusos con mayor producción- firma esta triste historia de amor que supone el remake de la cinta que Murnau dirigió en 1931.