Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Punto, SER y partido

Canadá - España, hacer de la inexperiencia un arma

Hacía años que el equipo español de Copa Davis no se enfrentaba a un reto tan complejo como el que afrontará a partir de este viernes en Canadá. La no presencia por lesiones o cansancio de los tres principales estiletes (Ferrer, Nadal y Almagro) y de los jugadores más experimentados (Verdasco y Feliciano) dejarán la continuidad de España en la Davis en manos de un terceto de noveles.

El único que presenta algún credencial en un partido de individuales es Marcel Granollers. El catalán jugó hace un par de años el quinto punto en Oviedo frente a una arrodillada Kazajistán cuando la serie discurría 4-0 a favor de los locales. Aunque maltrecho en un brazo que le impide sacar con todas las prestaciones, por prestaciones en pista indoor (final y título en Valencia en 2010 y 2011 respectivamente) Marcel está llamado a ser el gran protagonista de la ‘armada’ en este envite.

Tras él, Corretja ha confiado en Albert Ramos y Guillermo García López. Dos jugadores muy diferentes entre sí, lo que dará al capitán la posibilidad de manejar en los puntos decisivos cierta variedad. Quizás también algo obligado por las heridas de Granollers, por lo que todo apunta a que en caso de ser necesario apurar los cinco puntos, los tres tenistas dispondrían al menos de un partido individual.

Ramos (Mataró, 1988), gran aparición del tenis español en la primavera del pasado curso, pertenece a la generación posterior a la de Nadal, Almagro o el propio Marcel. Jugador zurdo y labrado en tierra batida, su tenis aparenta una facilidad tremenda. Bregador y luchador, cayó en primera ronda de Australia tras apurar los cinco sets en un durísimo choque contra Marcos Baghdatis.

El albaceteño Guillermo García López (La Roda, 1983) es la gran sorpresa de la convocatoria. A sus 29 años y tras estar presente como ‘sparring’ en la final de Sevilla en 2004, nueve años después le llega su gran oportunidad. Pegador duro, Willy sabe lo que es ganar un torneo en pista cubierta (Bangkok 2010) donde eliminó a Nadal en semifinales. Algo atrás en el ranking tras un curso irregular, su llamada quizá valora su talento y prestaciones demostradas no hace tanto cuando llegó a ser 23º del mundo.

Canadá, en manos de Milos Raonic

El cañonero de Podgorica, canadiense de educación y entrenador por Galo Blanco, es la principal baza de un equipo que él mismo se ha preocupado de reflotar. Sus saques, variados y a más de 200 de media, serán balines en la sorprendente no tan rápida pista de Vancouver y a ellos en gran medida se aferran los canadienses. Las opciones de España pasan sin duda por arañarle un punto a Milos.

Su Sancho Panza será Vasek Pospisil, un jugador que anda muy atrasado en el ranking para las expectativas que despertó en su momento y que será por dónde España debe empezar a atacar si quiere salir viva del Thunderbird Sport Center. En definitiva, una eliminatoria nueva, distinta a lo que ha vivido la ‘armada’ en los últimos años. Una serie en la que España deberá usar la valentía en lugar del ranking y la experiencia, una seríe en la que deberá convertir la inexperiencia en atrevimiento.