Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Notas de Cine

Antonio Martínez

Danny Kaye, el pelirrojo más divertido

En España no fue tan conocido como en el mundo anglosajón donde su popularidad durante las décadas de los 40 y los 50 del siglo XX llegó a ser inmensa. Quizá sea debido a que Danny Kaye era de esa clase de actores que al ser doblados perdían buena parte de su gracia. Su humor estaba basado en los juegos de palabras, los trabalenguas y la rapidez vocal. También era un maestro de la comedia física con un rostro que parecía de plastilina, siempre deformado en muecas y gestos. A sus dotes de actor había que sumar las de cantante, bailarín y otras cualidades sorprendentes como acróbata o equilibrista. Era también un portento físico. En la película “El bufón de la corte” Basil Rathbone y él parodiaban el famoso duelo a espadas de “Las aventuras de Robin Hood” y Rathbone acabó reconociendo que Danny era mucho mejor en la esgrima que el propio Erroll Flynn. Danny Kaye era hijo de emigrantes judíos ucranianos. Con 14 años se marchó de casa para iniciar su carrera artística. Durante casi 15 años ejerció de cómico actuando en todo tipo de locales. A mediados de los años 30 hizo una gira con una compañía de teatro por Japón y otros países de Extremo Oriente. Fue allí donde desarrolló su habilidad para la pantomima y las muecas ya que el auditorio no entendía el inglés. Pero su salto a la fama definitivo llegó en 1941 con la obra de Broadway “Lady in the dark”. En ella Danny protagonizaba el momento estelar cada noche cuando cantaba 54 nombres de compositores rusos en 38 segundos y sin respirar. Aunque ya había hecho de figurante en algunas películas su debut oficial en el cine se produjo en 1944 con “Rumbo a Oriente”. En los años siguientes protagonizaría otras muchas películas de éxito como “El asombro de Brooklyn”, “La vida secreta de Walter Mitty” (de la que Ben Stiller pronto estrenará un remake) o “Nace una canción”. En todas ellas con Virginia Mayo de compañera que se convirtió en su partener oficial en los años 40. Su verdadera compañera, su mujer en la vida real, era la compositora Sylvia Fine que resultó clave en su carrera ya que componía sus canciones escribía muchos de sus gags cómicos. En casi todas sus películas había números musicales y aunque la mayor parte de las canciones tenían un estilo cómico y en ellas Danny cambiaba de voz, emitía ruidos guturales o chillidos, en realidad era un buen cantante y mantuvo una carrera discográfica bastante nutrida a lo largo de toda su vida. En los años 40 y 50, por ejemplo, consiguió algunos éxitos junto a las Andrews Sisters. Danny Kaye gozaba de una gran popularidad en Reino Unido, casi más aún que en los Estados Unidos. El público británico le adoraba y hay una anécdota que cuenta que en 1948 la familia real británica asistió a uno de sus shows en un teatro de Londres. Como el palco real estaba un poco lejos del escenario el rey Jorge VI y su familia decidieron mudarse a la primera fila para poder ver mejor sus muecas, siendo la primera vez en la historia que el rey de Inglaterra veía una función teatral fuera de su palco. En los años 50 su buena racha continuó con películas como “En la Costa Azul” o “Navidades Blancas”. Protagonizó los biopics de Red Nichols, famoso músico de jazz, en “Las cinco monedas” y del escritor de cuentos Hans Christian Andersen en “El fabuloso Andersen”. En 1955 la Academia de Hollywood le concedió un Oscar honorífico por toda su carrera, algo bastante inusual ya que el actor era todavía joven y no se planteaba el retiro. A partir de los años 60 empezó a apartarse del cine para dedicarse cada vez más a la televisión, tuvo su propio show semanal durante 4 años, y a las actuaciones en directo. Su última película la rodó en 1969. Fue “La loca de Chaillot”, junto a Katherine Hepburn y en la que interpretaba uno de los escasísimos papeles dramáticos de toda su carrera. Pero al margen del cine hay muchas curiosidades en torno a Danny Kaye que merece la pena mencionar. Era un fanático del baseball  y fundó y fue el primer dueño del equipo de los Mariners de Seattle. También destacó como cocinero especializado en comida china. Según los críticos gastronómicos su casa era el mejor restaurante chino de California y allí acudían a comer los reyes de Holanda, Henry Kissinger o Luciano Pavarotti. La aviación también le apasionaba. Tenía una licencia de piloto que le permitía incluso manejar grandes aviones como el boing 747. En una ocasión, durante una campaña de UNIFEC, voló entre 65 ciudades en 5 días llevando él mismo el avión. Porque Danny Kaye también destacaba por su solidaridad, siempre involucrado en campañas contra el hambre y ganador del premio Jean Hersholt de la Academia de Hollywood por su labor humanitaria. Fue además la primera celebridad nombrada Embajador de Buena Voluntad de UNICEF y como tal fue el encargado de recibir el Premio Nobel que se le concedió a la organización en 1965. Como veis todo un personaje. Un grande del humor y también del cine musical al que dedicamos esta semana nuestro capítulo de “El libro gordo de la música cinematográfica”. En “Conversaciones en clave de sol” charlamos con el actor Jordi Vilches al que ahora mismo tenéis en las pantallas como uno de los protagonistas de “La Banda Picasso”, la última película de Fernando Colomo. Jordi saltó a la fama hace unos años con “Krampack”. Después le hemos visto en otros muchos títulos como “El robo más grande jamás contado” o “Platillos volantes”. Pero no hablamos de cine con él sino de sus pasiones musicales. Sobre todo le gusta el rockabilly norteamericano de los años 50, el blues y otras músicas añejas. Su sueño, dice, sería protagonizar un biopic sobre el cantante Gene Vincent, uno de sus grandes ídolos. Vamos a escuchar la banda sonora de “Bestias del sur salvaje” una película que apunta como uno de los grandes títulos del cine independiente de este año. La tenéis en los cines desde hace unos días. Se trata de una historia llena de fantasía ambientada en un lugar de sur de Estados Unidos donde el nivel de las aguas está subiendo vertiginosamente y los animales salvajes vuelven de sus tumbas. Su protagonista, la niña Quvenzhané Wallis, está nominada al Oscar a la mejor actriz. La banda sonora la ha compuesto el propio director de la película, Benh Zeitlin, en colaboración con el músico Dan Romer y en ella mezcla música de raíz folclórica con temas ambientales. Y hablando de cine independiente, en el programa de esta semana os vamos a hablar de los Independents Spirit Awards unos galardones que año a año adquieren cada vez más prestigio. El próximo 23 de febrero el canal TCM Autor retransmite en directo la gala de entrega de estos premios. Con ese motivo el canal va a emitir durante todos los sábados del mes de febrero un ciclo compuesto por películas que han sido premiadas en los últimos años en esa ceremonia. Títulos como “Lost in traslation”, “Mi nombre es Harvey Milk” o “Requiem por un sueño”. En el programa de esta semana os contamos todo sobre estos premios y os presentamos las películas que suenan como favoritas para ganar este año. Una ganadora del Independent Spirit Award a la mejor película es precisamente la cinta que destacamos esta semana de la programación de TCM: “Fargo”, de los hermanos Cohen, por la que además Frances McDormand ganó el Oscar a la mejor actriz. La cita, como siempre, este domingo muy tempranito, a las cinco de la madrugada pero a partir del lunes podéis encontrar el audio del programa en las webs de cadenaser.com y canaltcm.com