¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Jonathan Wilson, el hippie tardío que encontró su sonido

wilsonEn 2011 la elegante revista ‘Uncut’ nombró a Jonathan Wilson Mejor Artista Nuevo del Año. No era para menos. En apenas un par de años este chico de California ha firmado un excelente disco, ‘Gentle spirit’, un incisivo EP y ha producido a amigos como John Father Misty, Dawes, Bonnie ‘Prince’ Billy, además de girar junto a Wilco por EEUU y Europa. Este verano acompañará a Neil Young en Luxemburgo y también compartiría cartel con Young en el Big Festival de Biarritz. No es la primera gran estrella a la que Wilson acompaña, ya lo hizo en Barcelona con Jackson Browne hace unos años. Otro de esos músicos de finales de los sesenta que encaja con el estilo de canciones que firma este artista inquieto y fuera de tiempo, autor de un rock suave y melódico que parece perdido en el tiempo.

Su historia es la de un hombre fuera de su tiempo. Sus impecables Muscadines llegaron con los últimos coletazos de la industria musical independiente y recibieron poca atención. Wilson llegó a Nueva York con el despegue de los grupos de rock blues como Stokes o White Stripes y tampoco encontró su hueco. Entonces decidió dar un giro a su carrera y se centró en la producción, estudió mucho y regresó a California para dedicarse a la música de otros, a darle forma y fondo, a poner su toque. Un toque que pasa por lo analógico, que se aleja de los ordenadores y que se basa en el instinto para detectar lo bueno a la primera escucha.

Devuelta en casa se instaló en Laurel Canyon, el cañón de Los Ángeles que dio cobijo a The Doors, Hendrix o Young. “Ahora es una zona pija, pero encontré una ganga”, contaba a Rockdelux. Trabajando como productor volvió a componer y fueron sus clientes, gente como Elvis Costello, los que le animaron a volver a grabar, a lanzarse en solitario.

Su disco apareció como una joya alejada a las modas del momento, un disco con reminiscencias de los días hippies, con canciones dedicadas a la paz, con aires melancólicos, con temas que hablan de los rápido que se mueve el mundo y con letras abiertamente críticas con el gobierno de George Bush. Joyas musicales como 'Rollin Universe', 'Magic everywhere' o 'Canyon in the rain'. Este chico, el heredero del barrio, nació fuera de tiempo, pero ha encontrado el camino, el sonido, que le estaba esperando.

Ahora Wilson visita España, el sábado actúa en Barcelona dentro del Faraday Festival, el domingo lo hará en Madrid en El Sol y el lunes en el centro Niemeyer de Avilés.

Twitter: AcardenalR Página web: http://songsofjonathanwilson.com/

Cargando