EL EDITORIAL DE CARLES FRANCINO

Viernes de dolor

Ya sé que no estamos en Semana Santa , pero ¡vaya viernes de pasión, de dolor...y de esperpento! El cierre de Canal 9, con policía de por medio, con gritos, confusión, con rabia...ha sido la guinda de un pastel de incompetencia, perversión y ninguneo de la política -de la política de verdad, la que tiene como única prioridad el bienestar ciudadano- que hace demasiados años que se ha instalado en Valencia. Si uno se pone a hacer lista le salen: Fabra, Camps, Gurtel, Noos, Ciudad de la Luz, Terra Mítica, Fórmula-1, aeropuerto de Castellón, accidente del metro, corrupción urbanística...y no urbanística, ayuntamiento de Alicante, petición de indulto para un condenado...y ahora, por fin, Canal 9: la historia de cómo se puede masacrar una radiotelevisión pública a golpe de manipulación, y tirarla como un kleenex cuando ya no sirve. Pero con los mismos que la llenaron de mocos, de descrédito, saliéndose de rositas. Esto es un desastre en toda regla, desde luego un drama personal para los casi 2.000 despedidos y sus familias...y como decíamos antes un esperpento del que Berlanga, si aún estuviera aquí, seguro que sacaba una buena película. Al fin y al cabo es su tierra.

Pero, miren, no es verdad que no dimita nadie en este país. En mitad de otro escándalo mayúsculo y muy dañino para la reputación sindical, el secretario general de la UGT en Andalucía ya es historia por el caso de las facturas falsas ¿Qué con esto acaba todo? Pues no, no porque queda mucho dinero público que no se sabe exactamente cómo se malgastó. No, porque seguramente tendrán que rodar más cabezas, habrá más responsables...pero dentro del cabreo y el hartazgo por tanta mierda que nos rodea,...al menos que alguien renuncie al cargo, sinceramente se agradece. Y algunos otros deberían tomar nota.

Viernes de dolor

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?