Últimas noticias Hemeroteca

'Mentiras y gordas' en versión edulcorada

División entre público y crítica por Por un puñado de besos, comedia de amor adolescente con Martiño Rivas y Ana de Armas

Richard Shaul, Megan Montaner, Martin Rivas, Ana de Armas, Andrea Duro, Alejandra Onieva y el director David Menkes /

Ha sido la proyección más aplaudida y divertida de todo el festival, aunque la risa y los aplausos vinieran con ironía. La división prensa y público ha quedado más patente que nunca durante la presentación de la nueva película de David Menkes, director de Mentiras y gordas o Sobreviviré. Se trata de Por un puñado de besos, una comedia romántica, según el realizador, que adapta una novela adolescente del escritor Jordi Serra i Fabra y que ha atraído al festival a los nuevos sex symbols del cine español: Ana de Armas y Martiño Rivas han acaparado los gritos y aplausos de las fans. Mucho más caluroso ha sido el recibimiento para 361 días en Míchigan, la primera producción malagueña que compite en la historia de este festival. Dirigida por Enrique García, la cinta se adentra en la cotidiana realidad de una cárcel española, sin heroísmos ni excesivos dramatismos.

Tras el revuelo generado con las malas críticas y a propósito de las subvenciones de Mentiras y gordas, cinta con guion de Ángeles González Sinde, el realizador David Menkes vuelve al cine con otra historia de amor adolescente. Esta vez el tono es mucho más luminoso y el amor que retrata mucho más edulcorado. Ana de Armas interpreta a una joven seropositiva que pone un anuncio en un periódico para encontrar pareja que tenga el virus del SIDA. El personaje de Martiño Rivas ve el anuncio y aparece en su vida. Menkes adapta la novela del escritor catalán Jordi Serra i Fabra, Un poco de abril, algo de mayo, todo septiembre, basada en un hecho real, ya que el novelista se inspiró en un recorte de periódico en el que una chica buscaba chico con una única condición.

Los diálogos inverosímiles, las situaciones ridículas y las frases empalagosas han provocado alguna que otra carcajada, incluso aplausos en algunos de los momentos cúlmenes de la película; mientras que algunos espectadores reñían a los alborotadores. La cinta se aleja del tono tan subidito que tenía Mentiras y gordas y apenas tiene unos cuantos besos bastante castos. "No tuve la necesidad de meter sexo", dice Menkes algo confundido y un poco enfadado. "Con Mentiras y gordas me acusaron de meter demasiado sexo y ahora me acusan de hacer lo contrario", se quejaba en la rueda de prensa. Por su parte, el actor Martiño Rivas negaba que Por un puñado de besos tuviera un "universo" edulcorado.

La cinta va dirigida a un público muy joven, como el que esperaba en las inmediaciones del Teatro Cervantes para gritar y fotografiar a los dos protagonistas, Ana de Armas y Martiño Rivas, dos de los actores que, con permiso de Carmina Barrios (Carmina y amén) y de Adil Koukouh (A escondidas), más cariño han recibido en este festival -y eso que ayer estuvo en Málaga Hugo Silva, uno de los protagonistas del anterior trabajo de Menkes y otrora sex symbol del cine español-. "Es mentira que el público joven no quiera ir al cine, va si le das un producto bueno", afirmaba David Menkes.

Donde sí han coincidido público y crítica es en los aplausos a la primera película malagueña que compite en la sección oficial de la historia de este festival y que podría estar presente en el cada vez más cercano palmarés. 361 días en Michigan es una filme carcelario, con un reparto coral, que podría haber sido una original y potente serie de televisión como Orange is the new black lo ha sido en Estados Unidos. De momento es una película que tiene varios pretendientes para distribuirla comercialmente. Dirigida por Enrique García cuenta con un reparto de actores malagueños que demuestran solvencia y mucho carisma en unas interpretaciones realistas. Los exteriores de 361 días en Michigan se rodaron en la famosa prisión de Alhaurín de la Torre, mientras que los interiores se rodaron en la antigua cárcel de Cruz de Humilladero de Málaga.

"La película es fiel a la vida real de la cárcel, incluso los internos han participado como actores", explicaba el director que asegura que tiene material para hacer varios largometrajes más. El guion funciona por ser bastante realista. Uno de los aciertos del realizador es haberse dejado aconsejar por funcionarios de prisiones y por diferentes presos; pero lo más original, dentro del género carcelario, es el evitar caer en los típicos estereotipos asociados a este subgénero cinematográfico. Por eso, Enrique García dice que la película va a ayudar mucho a los familiares de los presos.

'La Script' desde Málaga: Carmina, heroína universal

Málaga premia a Maribel Verdú

Paco León: "Temía que Carmina se estropearía como actriz, ¡pero no!"

Noticias relacionadas

  • Sex Symbols recatados en el cine español
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?