Reportaje:Más allá del concepto

Más allá del concepto. Las tradiciones

Daremos una vuelta a las tradiciones, veremos su pasado y especularemos sobre su futuro.

En esta ocasion el tema tratado es "Las tradiciónes", que no puede dejar indiferente a nadie en un país con tanta historia y pasado como el nuestro, en el que las innumerables costumbres de los varios pueblos que nos habitaron todavía siguen vigentes, aunque cambiadas en forma y fondo.

Esta madrugada vamos a hablar de tradiciones, es decir, aquellas actividades que una comunidad considera que conforman una parte integral de sus usos y costumbres. Los motivos por los que un hecho se transforma en tradición suelen ser socio-culturales, elementos que por considerarlos valiosos o acertados se pretenden extender más allá de grupos reducidos. De esta forma, una tradición que empieza en una localidad pequeña puede acabar practicándose a lo largo del espacio, es decir, de un país o varios, o a lo largo del tiempo. A veces es simplemente un hecho repetido tantas veces que acaba convirtiendose primero en costumbre, y luego en tradición.

Todo esto pertenece al ámbito cultural, como las tradiciones populares, los valores, creencias, costumbres y artes de una comunidad, una especie de folclore hereditario. El hecho temporal es el que lo condiciona como tal, y esto tiene sentido si aludimos al origen del término, el latin "tradere", entregar, algo que se da, en este caso de generación en generación. También una cosa que tienen en común varias tradiciones a lo largo y a lo ancho del planeta son las similitudes que hay entre ellas. Por ejemplo, en prácticamente todo el mundo existe la tradición de marcar un día como el oficial de inicio de una relación estable, es decir, el matrimonio, aunque sea con religiones y ritos diferentes.

Las peleas entre gladiadores, como las que vimos en la película Gladiator o en la serie Spartacus, eran parte importante del entretenimiento y el espectáculo de la antigua Roma. Con un origen que se remonta probablemente a la civilización Etrusca y sus ritos funerarios, se trata de una costumbre que con el paso del tiempo fue transformándose, y es posible que en la época se la tildara de tradición, pues duró aproximadamente 1.000 años. Se intentó prohibir fallidamente en varias ocasiones y hasta Séneca habló en su contra: "Al hombre, sagrado para el hombre, lo matan por diversión y risas" . En realidad las muertes en la arena eran bastante menos habituales de lo que imaginamos, pero se nos plantea la pregunta: ¿Tradición o brutalidad?

Nuestras Tradiciones

En España tenemos muchas tradiciones como San Fermín, que empezó siendo una feria medieval, posteriormente adquirió un caracter religioso y en 1591 tuvo incluida una corrida de toros, y de ahí se fue transformando hasta tal y como la conocemos hoy en día. Esto me plantea una pregunta: ¿Al haber perdido su valor original, sigue siendo tradición? Parece ser que sí, pues el hecho de que sus contenidos cambien o se transformen no implica que la tradición se pierda. Se puede argumentar que al perder su significado original también pierde su sentido, pero entonces prácticamente ninguna tradición actual podría ser considerada como tal. Dijo Woody Allen: "La tradición es la ilusión de la permanencia". Ilusión, por que la tradición cambia, por lo tanto no permanece, al menos no intacta, como vamos a seguir viendo.

La Semana Santa es probablemente de las pocas tradiciones locales que siguen conservando un fuerte contenido religioso reconocible por la mayoría.

No todas las tradiciones son tan antiguas: las uvas de año nuevo se especula que nacieron a inicios del 1900, cuando un excedente de la cosecha nos hizo adoptar velozmente la costumbre de que cada español comiera 12 de ellas con las campanadas y así darles salida en el mercado. Por eso uno no puede más que esbozar una sonrisa cuando oye hablar de esta como una "tradición milenaria".

Por último, existe en nuestro país una tradición particularmente polémica: Los toros. Y es que algunos expertos sobre tauromaquia sostienen es tan antigua como el culto a Mitra, el dios Persa del Sol que adoptó posteriormente la antigua Roma. Por él se sacrificaba ritualmente a un toro con un puñal y se bautizaba al fiel con su sangre. Y en los últimos años del Imperio Romano existieron las "venerationes", luchas en que animales luchaban contra otros animales u hombres. A día de hoy, de su origen no hay ni rastro. Se ha transformado hasta lo que ya conocemos. No vamos a entrar a debatir si debe o no practicarse, dejemos un lado opiniones y pasiones. Actualmente es un espectáculo minoritario que goza de menos popularidad entre la juventud, quizá la única tradición de sangre y muerte que existe en nuestro país. Su audiencia es mayor entre la gente de mediana y avanzadad edad, y las retransmisiones televisivas alcanzan 1.000.000 de espectadores y un 10% de share aproximado. Sin embargo, de no producirse un relevo generacional, su destino probablemente sea transformarse, quizá abandonando la muerte del toro y alcanzar así mayor aceptación, o seguir siendo un nicho de mercado, que para algunos será arte, para otros barbarie, pero que difícilmente conseguirá la trascendencia de la que gozaba en épocas pasadas.

Para acabar, una frase de Winston Churchill: "Sin tradición, el arte es un rebaño de ovejas sin pastor. Sin innovación, es un cadaver".

Más allá del Concepto. Las tradiciones

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?