¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Viva el mal, viva el capital

Todo estaba ya en la Bola de Cristal. Todo lo que está pasando hoy ya pasaba y ya nos lo avisaron hace ahora exactamente 30 años en aquel programa matinal que despertaba la conciencia y curiosidad de los niños y de los adultos que no habían perdido de vista el niño que fueron. Ya nos advirtieron de que el contrato social era una trampa mortal. Ya nos dijeron entonces que los banqueros nos provocarían grandes quebraderos, que el capital era el mal que produce crisis y ruinas y que la economía es una avería que nos deja más secos que la cecina. Hoy lo estamos viendo, pagando y padeciendo. Hoy estamos viendo cómo el Sistema le ha declarado la guerra fría a la ciudadanía y se oculta detrás de un muro tan grande como la muralla china. Han visto que en la calle hay signos de rebelión y han sacado el cañón. Lamentablemente los periodistas somos los cañoneros que disparamos salvas al rey y hagiografías de la monarquía sin rubor y con mucha fantasía. Atacamos al que disiente y al que pide un proceso constituyente. Nos hemos aliado con el enemigo al que el periodismo juró controlar. Viva el mal, muera la información veraz. Viva la censura, viva el periodismo basura. La credibilidad que perdamos, que ya estamos perdiendo, que tanto cuesta lograr, será muy difícil de recuperar. Es una pena que nos hayamos unido al Sistema que nos utiliza de barrera porque la suya no es nuestra guerra pero su hundimiento sí será el nuestro y no dudarán en sacrificarnos para salvarse. Es evidente que no buscan salvar el país o la democracia, solo su partido, sus votos, sus tronos, sus intereses. No defienden al rey para salvar solo a la monarquía sino para salvar su reino que no es de nuestro mundo. Viva la monarquía, viva la oligarquía. Los oligarcas están acelerándolo todo para aforar al monarca y al mismo tiempo el gobierno prepara una reforma fiscal que obliga a seguir pagando a los desahuciados. Se protegen a sí mismos pero abandonan a los desprotegidos. Esa es la reforma equitativa que promete el gobierno. Viva la desigualdad, viva la inviolabilidad. Ese es la renovación del sistema que nos espera con estos partidos mayoritarios que gobiernan para sus minorías. Viva la plutocracia, abajo la democracia. Por eso España necesita un proceso de reforma radical, no un apaño. Tenemos que empezar de nuevo. Como decía La Bola de Cristal, hay que desenseñar a desaprender cómo se deshacen las cosas. Lo primero que hay que desaprender es el miedo a deshacer las cosas que es un miedo que ellos nos han enseñado para protegerse de nosotros. Por eso, si no quieres ser como ellos, lee. Lee mucho porque hay mucho buen periodismo suelto aunque haya tanto mal periodismo a sueldo. Y si no quieres un país como el suyo, recuerda que solo no puedes, con amigos sí.

Cargando