¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Contigo dentro

Celia Blanco

Madrugada del domingo al lunes de 01:30 a 02:30

Cuando el sexo es placer y dolor

Muchas técnicas sexuales juegan con llegar al límite, ¿en qué consisten?

El clímax de Celia Blanco al final del primer programa de 'Contigo dentro' / Celia Blanco, directora de 'Contigo Dentro', disfrutó y mucho de su primer programa. Una cámara furtiva pudo capturar el momentazo en que descargó toda la tensión acumulada tras la emisión del debut que estuvo centrado en la infidelidad. / CADENA SER

El libro Cincuenta sombres de Grey ha acercado los juegos sexuales basados en dominación y sumisión al gran público, pero no todos tenemos claro qué se esconde detrás de las siglas BDSM, del bondage o del shibari. Todas esas técnicas tienen algo en común: quienes participan han de llegar a un acuerdo y tener muy claro hasta dónde quiere llegar el otro. Y hay quien pone esos límites muy lejos, tanto que llegan incluso a poner en riesgo su vida.

Dominación y sumisión, placer y dolor, quienes se animan a probar dónde está su límite tienen ante sí un universo infinito de posibilidades para experimentar. Hay distintos niveles de intensidad, mayor o menor grado de sumisión y siempre un acuerdo mutuo de respetar los límites de la pareja y nunca llevarle más allá de donde quiere llegar.

Del sexo vainilla a la tortura

Dentro del argot del BDSM se utiliza el término vainilla para referirse a las personas que sólo practican sexo convencional sin intención de probar nuevas técnicas. Las siglas BDSM significan Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo y Masoquismo. Todas ellas se basan en un reparto de roles asimétrico, en el hecho de que uno manda y otro obedece y la denominación cambia en función de las prácticas que están dispuestos a realizar.

En primer lugar, el bondage es la técnica se refiere a todas las prácticas sexuales que impliquen subordinación, pero comunmente se utiliza para hablar de aquellas en las que se utilizan ataduras y restricciones, ya sea con cuerdas, bandas de tela u otros materiales.

La disciplina, la dominación y la sumisión en el ámbito erótico suponen que uno manda y otro obedece, jugando con el poder y la abnegación, con el placer de complacer al que da las órdenes y la excitación que produce ser quien manda, de tener el control de la voluntad del otro.

El sadismo se refiere a las prácticas eróticas en las que alguien obtiene placer causando dolor, mientras que el masoquismo es lo contrario, la excitación se produce al sufrirlo, ya sea con fustas, varas de madera, látigos o con las propias manos. Llevado al extremo se llega a lo que se denomina tortura erótica.

El bondage, que es quizás una de las modalidades de BDSM más extendidas, tiene múltiples vertientes. El Shibari es originario de Japón y es una de sus vertientes más cuidadas y estéticas. Quienes lo practican pueden llegar al orgasmo simplemente por el roce de las cuerdas, sin necesidad de que haya penetración.

Juncal, Ama: "Me gusta someter su voluntad"

¿Qué es la Asfixia Erótica?

'Contigo dentro' Los límites del placer y el dolor (26/07/2014)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?