Últimas noticias Hemeroteca

Esta calavera me suena mucho

La artista hispano-mexicana Patricia Fornos expone en Madrid su nueva colección de ilustraciones de calaveras basadas en personajes célebres del país americano.

La artista hispano-mexicana Patricia Fornos junto al altar del Día de los Muertos dedicado a Chavela Vargas /

La muestra, titulada "La vida se siente", recoge una serie de dibujos que van a permanecer expuestos durante todo el mes de noviembre en uno de los lugares más emblemáticos de la movida madrileña: La Manuela. Según la propia Patricia Fornos, su principal recurso dentro del arte "son las calaveras. Justo en estas fechas, que se celebra el Día de Muertos mexicano, y en torno al cual hay tanta curiosidad, decidí hacer una colección especial de personajes mexicanos calaverizados. Son calaveras con mucha vida, porque nosotros vemos el Día de Muertos como el inicio de la vida".

No son las típicas calaveras que asustan y aterrorizan, sino que tienen una mirada muy viva y pícara, inquieta y alegre al mismo tiempo. Gracias a la caracterización, estos singulares cráneos permiten reconocer a personajes más o menos famosos de México. Entre ellos, se encuentran Cantinflas, el Chavo del Ocho, la Chilindrina, Carmen Mondragón, símbolo de liberación sexual femenina en el país, o la estrella de la exposición, Chavela Vargas, a la que se le ha dedicado, incluso, uno de los típicos altares que se montan en México en estas fechas para honrar a los difuntos.

La artista Patricia Fornos, junto a dos de sus obras expuestas en "La Manuela" de Madrid. / Cadena SER

Patricia Fornos reconoce que su fijación por las calaveras se debe a que ella nació inmersa en esa cultura y esa tradición. "Es algo muy enraizado que nos viene de la cultura indígena, de cómo veían ellos el día de difuntos. Empecé a reproducirlas en un momento en el que sentí que necesitaba reconectar con México y escapar un poco del código en el que me encontraba metida como directora de arte on-line".

Todas las obras de Patricia Fornos son originales y exclusivas. Algunas de ellas se han ido vendiendo durante las distintas muestras realizadas hasta el momento, por lo que esa obra en concreto, única, no se vuelve a repetir. Sí se puede dibujar un mismo personaje, pero su calavera jamás será igual a la anterior. Como reconoce la propia artista, "las calaveras son libres, y les gusta volar raudas y veloces a nuevos proyectos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?