¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PRETÉRITO IMPERFECTO

¡Quítese el sombrero, señora!

Nieves Concostrina nos explica cómo a principios del siglo XX, el gobernador de Madrid prohibió a las mujeres permanecer con el sombrero puesto en los teatros

El 20 de noviembre del año 1903, el gobernador civil de Madrid Juan de la Cierva publicó un bando municipal en el que prohibía a las señoras que acudieran al teatro permanecer con los sombreros puestos en el patio de butacas. Esto, que parece una cuestión de sentido común, provocó, no solo la negativa de muchas damas a quitarse el sombrero, sino una respuesta aún más contundente con el uso de sombreros más grandes.

Por aquel entonces, los sombreros eran realmente voluminosos e impedían que los espectadores que estuvieran detrás no vieran más que los extremos del escenario. Esto fue también un tema interesante para viñetistas y caricaturistas, que no dejaron pasar la oportunidad de plasmar en sus tiras las quejas de los hombres cegados por esos tocados poco transparentes.

Hoy repasamos con Nieves Concostrina en Pretérito imperfecto, las anécdotas más llamativas de esta prohibición.

 

 


Cargando