Dos compositores para honrar al último de los mohicanos

De “El último mohicano”, la conocida novela del escritor estadounidense James Fenimore Cooper publicada en 1826, se han rodado varias versiones cinematográficas y televisivas, la primera en 1912, aún en la época del cine mudo. En 1992, el director Michael Mann, el realizador de “El dilema” o “Collateral” filmó una protagonizada por Daniel Day Lewis y Madeleine Stowe.

Rodada en los bellísimos bosques de Canadá y con ese tono melancólico y agridulce que recordamos de otras películas como “Bailando con Lobos”, “El último mohicano” se nutre por igual del romanticismo como de la épica de la frontera.

Uno de los elementos más significativos del film es su banda sonora. Sus melodías consiguen elevar los momentos más intensos y emotivos de la película. Hay música épica y romántica, pero también de acción y batalla. ¿Y quién es el responsable de este interesante trabajo? Pues no uno, sino dos compositores: Trevor Jones y Randy Edelman. Al parecer fue idea del director Michael Mann que se repartieran el trabajo, ya que no crearon juntos la partitura, sino que cada uno escribió por separado sus respectivos temas.

Trevor Jones.

Al sudafricano Trevor Jones, el compositor inicialmente contratado, no le hizo mucha gracia pero al final acabó aceptando. Hasta entonces había destacado con bandas sonoras como “Excalibur”, “Cristal Oscuro” o “Dentro del laberinto”. Él es el encargado de componer el grueso de la partitura, los temas más importantes y, a la postre, más recordados. Entre ellos el tema principal.

Comienza con percusiones y un tono de suspense que hace presagiar la aventura pero enseguida estalla en un majestuoso tema tan épico como emotivo que se sugiere el espíritu indómito y libre del protagonista.

A pesar de tratarse de una partitura escrita a cuatro manos ambos compositores mantienen un estilo homogéneo en la música pero imprimiendo a la vez cada uno de ellos su propio sello personal. La parte de Randy Edelman es más funcional y algo menos brillante, ya que su música está destinada a acompañar las escenas con diálogos.

Otro de los momentos musicales más famosos, y más importantes también, es el que acompaña la escena final en la que los indios mohicanos luchan al borde de un precipicio con los guerreros hurones. Lo firma Trevor Jones aunque en realidad es la adaptación de un tema folklórico del escocés Dougie Maclean. Se trata de uno de esos momentos de fusión entre música e imagen inolvidables del cine ya que la lucha trascurre en silencio. Es la música, con su carácter reiterativo e intenso la que emoción a esa pelea final.

La banda sonora de "El último mohicano" se convirtió pronto en un clásico, omnipresente en recopilatorios, anuncios televisivos o montajes. La película en su día no tuvo demasiado éxito, quizá eclipsada por el otro western de la temporada que fue “Sin Perdón” de Clint Eastwood, pero con el tiempo se ha ido reivindicando como una de las películas insignia de la década de los 90 y la prueba palpable de que el gran cine de aventuras a la manera clásica todavía es posible.

Cualquiera que la haya visto guarda en su memoria escenas inolvidables. Como aquella bajo la cascada en la que unos segundos antes de saltar al río, Daniel Day Lewis promete a Madeleine Stowe que no le abandonará e irá a buscarla a donde sea. Uno de esos momentos antológicos del cine puntuado, esta vez, por una canción del grupo irlandés Clannad que le da un aire mágico a la escena.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?