PLAY GASTRO DESTINO ALICANTE | EL BRINDIS

Las pelotas de Varry Brava

El grupo dice que ellos son “la verdadera estrella de Alicante” pero saben que el arroz y el turrón les hacen sombra. Al unir todo, el resultado sólo puede ser un éxito

Los oriolanos Aarön Sáez, Óscar Ferrer y Vicente Illescas posan como auténticas estrellas

Orihuela es tierra de campo, como hacía referencia Miguel Hernández de forma recurrente en sus poemas. También es tierra de arroz con costra, almojábenas y tortas de sal. Los componentes Varry Brava nacieron allí y siempre que la música les deja, disfrutan de las bondades de su pueblo y alrededores: “Nos gusta picar de varios sitios y a veces vamos al bar La Alcachofa, en Corretías. Sólo vamos a sitios de lujo con las novias, nosotros sólo buscamos vino barato y pelotas”, dicen entre risas Óscar y Aarön. Pelotas, sí. Y es que en Orihuela también se come mucho caldo con pelotas, una bola de carne con sangre, piñones, pan y especias: “Es un reconstituyente total, la mejor solución contra la resaca”, asegura Óscar.

Aarön Sáez, en pleno aperitivo, esta vez, sin pelotas / INSTAGRAM

Al hablar de gastronomía alicantina, merece la pena detenerse cuando llegamos al arroz y al turrón. Empecemos por el salado y resumamos todos los tipos de arroz posibles en uno, el más típico de la comarca de la Vega Baja del Segura: el arroz y costra. Se suele hacer en cazuela de barro y tiene salchicha, morcilla de carne y se cubre al final con huevo, de ahí la costra de la parte de arriba que le da ese nombre. Orihuela es la capital de la Vega Baja del Segura y son unos auténticos expertos. Aunque los Varry Brava dicen que “el mejor está en casa”, recomiendan también el del Pare (Barrio Nuevo, 15) o el del bar Manolo de su pueblo y comerlo “siempre en domingo”.

Cuando llega el momento de hablar de dulce, los cimientos del estereotipo alicantino retumban al escuchar a Varry Brava diciendo que no les gusta mucho el turrón: “Somos más de los dulces caseros, lo del turrón es como de niños pijos”, y a continuación Aarön empieza a enumerar la lista de postres que prepara su abuela y los que son típicos en Orihuela. La almojábana (un dulce árabe con pan frito y huevo), el pastel de gloria o tetas de monja, o las tortas de sal, son algunos ejemplos: “Los niños de Orihuela siempre comen en el recreo tortas de sal, un pan muy finito con sal y aceite”, cuentan, y les empieza a entrar hambre.

En la Vega Baja todo el mundo tiene naranjas o limones o, si no, como dice Óscar, “tiene un vecino que se las regala”. En Valencia también, pero allí en verano se bebe horchata mientras que en Alicante son más de limonada: “Y de cañas y de vino de Jumilla”, añaden, porque, aunque Jumilla ya está en Murcia, el abuelo de Aarön tenía un refrán muy sabio: “El vino hay que hacerlo en Jumilla y beberlo en Orihuela”. En cuanto al chiste sobre la horchata de Óscar, mejor escucharlo y que cada uno decida si se ha ganado su risa. (Escucha El Brindis a partir del minuto 38:45 de Play Gastro):

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?