¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Kenneth Branagh: ''Esta Cenicienta es una heroína no violenta''

El director británico moderniza el cuento de hadas con el actor Richard Madden, Robb Stark en Juego de Tronos, convertido en un príncipe moderno

El actor Richard Madden y el director Kenneth Branagh, en la Puerta de Alcalá de Madrid. / ()

Cuando parecía que todo en el cine de las Majors era la obra y milagros de los superhéroes, llega Disney y resucita los cuentos de hadas. Primero lo hizo con Maléfica, después con Into the Woods y ahora recurre al británico Kenneth Branagh para adaptar La Cenicienta.

La carrera de Branagh presenta una evolución curiosa, de Shakespeare (Hamlet, Mucho ruido y pocas nueces), a los héroes del cómic (Thor) a un cuento clásico que, lejos de acércalo a postulados shakespearianos, mantiene las características de las historias de príncipes y princesas.

"La gente busca la simplicidad de los cómics y cuentos de hadas", dice el director.

A Kenneth Branag le divierte que en España se haya creado un grupo de Facebook con el nombre de ''Culpo a Disney de mis altas expectativas con los hombres", aunque defiende que su Cenicienta es una mujer fuerte que busca la igualdad. "Hemos intentando mostrar a alguien que es mucho más proactivo y pragmático, que hace las cosas por sí mismo, que toma decisiones, que lee libros, que es una mujer inteligente. Es una heroína no violenta". 

La cinta, que se estrena en España el 27 de marzo, acaba de debutar por todo lo alto en la taquilla norteamericana, alcanzado el número uno este fin de semana, con más de 70 millones de dólares de recaudación. Cenicienta cuenta con un reparto que reúne al veterano Derek Jacobi -un asiduo de los filmes de Branagh-, y a las actrices Cate Blanchet y Helena Bonham-Carter. Sin embargo, para los papeles protagonistas, el director ha buscado actores menos conocidos. Ella es Lily James, una de las actrices de Downton Abbey. Él es Richard Madden, conocido por su papel de Robb Stark en Juego de Tronos.

Madden, que también ha estado en Madrid presentando la que es su primera película de calado internacional, leyó, por recomendación del director, El Príncipe de Maquiavelo para entender al personaje. "Cuando Branagh me lo dijo pensé, vaya, creí que iba a hacer la Cenicienta para Disney", bromea el actor

Además de las lecturas filosóficas que todo príncipe moderno debería leer, este tándem formado por Madden y Branagh se fijó en las monarquías modernas que abundan por Europa. "Miramos a Mónaco, porque es un reino pequeño", dice el actor que parece todo un experto en los papeles que le acercan a la realeza. De hecho, en la afamada serie de la HBO también interpretaba a un joven príncipe. "La verdad es que son personajes muy diferentes, por eso es difícil compararlos porque sus mundos también son diferentes", explica Madden, que lidia bien con las preguntas sobre la serie, aunque prefiere pasar página.

Preguntado por si le pediría a George Martin, el creador de la saga, que resucitara a su personaje, Madden lo tiene claro: "No, no me gustaría resucitarlo. Fui Robb Stark durante cinco años, desde el piloto hasta el final, y sabía que iba a morir en la temporada tres... ¡Spoiler Alert, lo siento! Estoy encantado de haber este viaje, pero ha llegado a su fin y estoy feliz de dejarlo como esta", añade.

Kenneth Branagh ha aprovechado la hora de la comida de esta maratoniana jornada de entrevistas para acercarse al Museo Reina Sofía y contemplar El Guernica, un cuadro que le ha impresionado por sus dimensiones, por la manera en la que se refleja la violencia y por lo actual de su significado. "Es un icono español increíble".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?