¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#casillasenlaser

Iker Casillas: “No concibo la próxima temporada fuera de este club”

El portero del Real Madrid ha conversado con José Ramón de la Morena en la portería del fondo norte del Santiago Bernabéu y ha insistido en que se quiere retirar en el Real Madrid. Además, ha señalado que no quiere que la gente crea que mantiene un pulso con el club porque se ve en condiciones de jugar y de competir por la titularidad si llega David de Gea.

Casillas quiere seguir en el Real Madrid. Es más, sigue pensando en retirarse en la portería del club blanco, un marco que esta noche ha compartido con José Ramón de la Morena en otra noche especial de ‘El Larguero’.

"No creo que la temporada que viene tenga que estar fuera de este club. Ya he dicho que quiero retirarme aquí. Me gustaría acabar en el Real Madrid", ha señalado el guardameta, que ha insistido en que no se queda porque tenga dos años de contrato, sino porque se ve bien. “Soy un hombre de retos. El año pasado tuve uno grande y lo superé”, ha señalado.

El capitán blanco ha mostrado su preocupación por la imagen que pueden estar dando el club y él mismo en relación a su continuidad. ¿Se queda porque tiene todavía un contrato de dos años o porque él y el club están convencidos de que es lo mejor para ambos? "Me dijeron que querían que siguiera. No quiero pensar que damos esa imagen [de que hay un pulso]. Todo lo contrario. Lo que me gustaría de verdad sería acabar aquí mi carrera".

Y Casillas quiere seguir en el Madrid aunque el año próximo crezca la competencia con la llegada de David de Gea, el portero que en las dos últimas temporadas se ha convertido en el mejor jugador del Manchester United. Iker asegura que está encantado de que un jugador como el canterano del Atlético se incorpore al Madrid. "Tenemos que darle la bienvenida… y competir, como en la Selección. David es un chaval majísimo. Como portero, es una realidad. Es presente total”, afirma.

También ha decidido quedarse a pesar de los pitos que ha escuchado a lo largo de esta temporada. "Yo siempre pienso que las cosas se pueden cambiar. Y espero que así sea porque busco hacer las cosas bien", ha dicho en clave de futuro. Sobre los malos momentos de este año no ha querido escaparse de las preguntas sobre su reacción en el partido contra el Valencia, el choque en el que respondió por primera vez a la grada. "Mi reacción fue espontánea. La noche fue dura porque decíamos adiós a las opciones en la Liga. No estaba contento. Pero en ese momento piensas en el siguiente partido. Lo que quieres es que el equipo salga adelante".

La relación con Mourinho

Aunque la suplencia a la que le relegó el técnico portugués ha desatado una tormenta que todavía continúa, Casillas ha recordado también el momento en que Del Bosque apostó por César en sus comienzos en el Real Madrid. ¿Pensó en ese momento que tendría que salir del club? “Sí, lo pensé. César estaba en un nivel muy alto. Luego se lesionó, intenté aprovechar mis oportunidades y volví a jugar”, recuerda.

Con Mourinho, la situación fue parecida al principio, aunque luego se complicó. “La primera suplencia en la época de Mourinho fue por una lesión. Él decidió dar continuidad a un compañero. Son decisiones del entrenador. El año pasado [con Ancelotti] también se optó por Diego López y yo tuve que respetarlo”, argumenta.

Esa lesión que recuerda Casillas se produjo tras una patada que recibió de Arbeloa, con el que no tiene ninguna relación personal. "Tenemos una relación profesional. Nuestro respeto es en el campo. La gente no se puede quejar", dice el portero. En cualquier caso, reconoce que esa lesión le alejó algo del equipo.

A este factor se unió su llamada a Xavi en un momento en el que la relación entre los jugadores del Madrid y del Barcelona –también de la Selección- no podía ser más tensa. “Del Bosque nos dio un toque de atención. Yo le llamé porque soy el capitán de la Selección. Hablé con él y con Puyol y les dije que no podíamos dar esa imagen. En la llamada hubo mucha tensión, pero las cosas se fueron limando”.

El hecho es que al técnico portugués no le sentó demasiado bien ese acercamiento con los jugadores del equipo rival. "Yo soy capitán del Madrid, pero también de la Selección y de vez en cuando tengo que hacer algo. Si le sienta mal a algún madridista que haga algo por la Selección, lo siento mucho", ha dicho tajante. En cualquier caso, reconoce que el no haber hablado con el técnico de este asunto de forma abierta pudo influir en la situación. “Yo no quería hacer un circo. No me arrepiento. Lo volvería a hacer igual”.

"Siempre hay tres cosas que me sacan: está mal, es un traidor y piensa más en la Selección. Yo lo que hago es estar bien en mi club, que es el que me paga, pero también miro por la Selección. A los dos les debo respeto y con ambas tengo que rendir al máximo", insiste el portero.

"¿Topo? Bendito mote"

De esa etapa hay algo que ha quedado y sobre lo que ha respondido en ‘El Larguero’. ¿Qué le escuece más, que le llamen topo o que le digan que está acabado? "Que me digan que estoy acabado. Pero en cuanto a lo de topo... Llevo muchos años aquí. Tengo relación con vosotros [los periodistas], pero que sea un topo... Bendito mote que me ha tocado".

El problema para Casillas es que, independientemente del mote, su situación no ha terminado de resolverse y de la suplencia se pasó a los pitos de parte de la grada para hacer que su posición en el Madrid siguiera siendo incómoda pese a la marcha de Mourinho. Sin embargo, el de Móstoles sabía a lo que se enfrentaba este año. “La temporada anterior fue difícil y pensaba que este año llevaría el mismo camino. Era un reto que había que afrontar. Pero no quería ser un problema. Después de 25 años, lo que quiero es el bien común de la gente que viene a este campo y de los que están en sus hogares”.

Sin embargo, el portero reconoce que se ha ido “cabreado” muchas veces del Santiago Bernabéu. "Son 25 años aquí y si siempre has estado a un nivel de 8 no te van a permitir estar en un 7,5. A los que silban hay que decirles que tenemos algo en común: que los dos queremos que el Madrid gane los partidos y los títulos", asegura.

La marcha de Ancelotti

Respecto a la marcha del técnico italiano, que anunció este lunes el presidente Florentino Pérez, Casillas ha querido agradecerle todo lo que ha hecho en el Real Madrid. “Yo podría estar enfadado por la temporada pasada, que no jugué tanto, pero se va una gran persona y esperemos que le vaya fenomenal". El capitán blanco asegura que no era un hombre manejado por el vestuario. "Sergio Ramos y Cristiano no lo manejan, todo lo contrario”, ha señalado para responder a las críticas.

En cuanto a la llegada de Rafa Benítez la próxima temporada, se ha limitado a señalar que no coincidió con él cuando era técnico de las categorías del Madrid, sino que lo conoce por su carrera profesional y porque se han saludado las veces en las que han coincidido.

FOTOGALERÍA | Las mejores imágenes de la entrevista /

Eto’o, una pesadilla

Al final de la entrevista, Iker Casillas ha contestado a algunas preguntas formuladas por Antonio Romero, Mario Torrejón, Javier Herráez y David Alonso. En una de ellas, ha tenido que confesar cuál ha sido el peor delantero al que se ha enfrentado. "He tenido muchos: Messi, Eto'o... Eto'o tuvo una etapa en la que me desesperaba. Siempre marcaba. Messi te infunde mucho respeto", ha señalado.

El delantero camerunés intenta batir a Casillas en un partido de 2007.

En cuanto a sus compañeros, concretamente a los defensas, ha reconocido que se ha sentido especialmente ‘protegido’ en el campo por Sergio Ramos y por Fernando Hierro. ¿Se puede arreglar el distanciamiento que hay ahora entre Ramos y el presidente Florentino Pérez? "Ramos es patrimonio del Real Madrid. No solo por el gol de la Décima, sino por los diez años que lleva aquí y por el coraje que demuestra en cada momento. Espero que todo llegue a buen puerto", ha dicho.

También se ha pronunciado sobre la despedida que han recibido en las últimas semanas jugadores míticos como Gerrard (Liverpool) y Xavi Hernández (F.C. Barcelona) en su despedida de los clubes de sus vidas: "No he sentido envidia porque yo no me despido”.

Cargando