Óperas en vídeo

Las Bodas de Fígaro

'Play Ópera' ofrece a los oyentes de la SER la ópera íntegra, subtitulada en español, en la producción del Gran Teatro del Liceo de Barcelona que se programó en la temporada 2008/2009. Para no perderte ningún detalle, consulta bajo el vídeo el argumento y el reparto.

'Las Bodas de Fígaro' / TEATRO DEL LICEO

Argumento

Todo ocurre cerca de Sevilla, en el palacio del conde de Almaviva.

Acto I

Fígaro y Susana, criados del conde, están felices porque se van a casar. Él está midiendo el cuarto que les ha dado el señor del palacio, y ella probándose su sombrero para la ceremonia. Susana revela a Fígaro que las intenciones del conde al darles esa habitación no son inocentes: quiere seducirla, aprovechando la cercanía de esa estancia, y así se lo ha hecho saber a través de intermediarios. Fígaro monta en cólera, y comienza a pensar en un plan para frustrar los proyectos del conde.

Cherubino, joven y ardorosso paje en el palacio, entra en la habitación de Susana cuando está sola y le pide que interceda por él ante la condesa, porque el conde está enfadado al haberle sorprendido intentando ligar con la hija del jardinero. En ese momento entra el conde, y Cherubino se esconde. El señor del palacio trata de convencer a Susana de que ceda a sus intenciones; durante la conversación, el conde encuentra a Cherubino escondido y su enojo con él se multiplica. En ese momento llega Fígaro con un coro de campesinos que alaban al señor por haber abolido en sus territorios el derecho de pernada, desactivando el conflicto; pero el conde decide librarse en todo caso de Cherubino enviándolo como oficial a uno de sus regimientos.

Acto II

La condesa se lamenta de las infidelidades del conde y de la falta de amor que él siente hacia ella. Llega la criada Susana, que le cuenta los proyectos de seducción del conde, y al poco tiempo Fígaro, y los tres traman cómo conseguir poner en ridículo al señor del palacio y hacer descarrilar sus intenciones. El plan pasa por vestir al joven Cherubino (que aún no ha partido al regimiento) de mujer, pero el conde aparece de improviso y de nuevo el paje tiene que esconderse. Almaviva sospecha de su mujer al ver su aire turbado y se muestra convencido de que tiene un amante en la habitación. Gracias a la astucia de Susana, Cherubino consigue escapar y el conde queda en evidencia al no encontrar en la habitación a ningún hombre.

Aparecen a continuación Marcelina y Bartolo: ella tiene un compromiso matrimonial con Fígaro, que el criado firmó en el pasado a cambio de dinero; él quiere vengarse de Fígaro porque en el pasado frustró sus aspiraciones de casarse con la que ahora es la condesa. El conde quiere aprovechar esta situación para obligar a Fígaro a casarse con Marcelina y quitarse así un obstáculo para seducir a Susana, y anuncia que someterá la querella a juicio.

Acto III

El juicio se celebra, pero el resultado es completamente distinto al que esperaban todos los intervinientes: cuando Fígaro se ve acorralado por el contrato y parece que nada puede salvarlo del compromiso matrimonial con Marcelina, trata de escaparse aduciendo que fue un niño robado en la infancia y que no sabe quiénes son sus padres para pedirles permiso para la boda; la única pista sobre sus orígenes es un tatuaje peculiar que tiene en el brazo. Marcelina reconoce la marca: Fígaro es hijo suyo, y el padre es Bartolo. El juicio se convierte en una celebración de reencuentro familiar, y se acuerda la celebración de dos bodas: la de Fígaro y Susana y la de Bartolo y Marcelina, ante la desesperación del conde, que ve cómo se frustran sus planes.

Durante la celebración de las bodas, la condesa decide seguir adelante con el plan para poner en evidencia al conde y tratar de recuperar su amor. El plan es que Susana cite al conde en los jardines del palacio, pero quien acudirá a la cita es la condesa. Fígaro observa cómo al conde le llega una nota, pero nada sabe del contenido.

Acto IV

Fígaro se entera de que Susana ha mandado una nota al conde citándose con él, y el embargan los celos. En los jardines de palacio se suceden escenas de equívoco: Susana se viste como la condesa y la condesa como Susana; el conde, así engañado, entrega un brillante a quien él cree que es su criada, pero que en realidad es su mujer. Fígaro, después de darse cuenta de cuál es el plan de las dos mujeres, pacta con Susana (vestida de condesa) hacer como que le está declarando su amor, para irritar al conde. Cuando el señor del palacio ve la escena, llama a todos los habitantes del palacio para acusar públicamente de infidelidad a su mujer. Delante de todos, se revela el engaño: la condesa le enseña el brillante que él le había dado tomándola por Susana, y Almaviva, así atrapado, se arrodilla y pide perdón a la condesa. Su mujer se lo concede, y la ópera termina entre la alegría de todos los presentes.

rEPARTO

Le nozze di Figaro, Wolfgang Amadeus Mozart

El conde de Almaviva: Ludovic Tézier

La condesa de Almaviva: Emma Bell

Susanna: Ofèlia Sala

Figaro: Kyle Ketelsen

Cherubino: Sophie Koch

Marcellina: Marie McLaughlin

Bartolo: Friedemann Röhlig

Basilio: Raúl Giménez

Don Curzio: Roger Padullés

Barbarina: Eliana Bayón

Antonio: Valeriano Lanchas

   

Dirección musical: Antoni Ros-Marbà

Dirección de escena: Lluís Pasqual

Escenografía: Paco Azorín

Vestuario: Franca Squarciapino

Iluminación: Albert Faura

Coreografía: Montse Colomé

    

Nueva coproducción: Gran Teatre del Liceu / Welsh National Opera (Cardiff)

Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu

Dirección del Coro: José Luis Basso

 

cRÉDITOS

Copyright de la grabación: Fundación Gran Teatre del Liceu, 2008.

Copyright del programa y de la obra radiofónica: Play Ópera.

Prisa Radio España, 2015, todos los derechos reservados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?