¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DISMALAND

“Tengo cosas más importantes que hacer que mostrar mi obra en ARCO”

Paco Pomet es uno de los dos españoles que expone en el distópico parque creado por Banksy

El palacio de Dismaland parodia al de Disney, al igual que lo hace la sirenita distorsionada sobre un estanque enfanganado. /

En Google encontramos fotografías de su obra, pero nunca de su cara. Asimismo, a la inauguración de sus exposiciones, en el Moma de Nueva York, acude toda la corte del cine y el arte norteamericano; si allí se encuentra él, estará, de hecho, de incógnito. No sabemos quién es, ni dónde ni cuándo nació, pero sí que se hace llamar Banksy. Es el artista urbano, otrora llamado grafitero, que empezó a mostrar su obra hace más de veinte años  y que, en junio, vendió una pintura sobre un remolque por 625.400 euros.

En efecto, el misterioso personaje es el creador más reputado de la historia del arte urbano: el mismo que, el pasado 22 de agosto, abrió las puertas de Dismaland, su intervención urbana más ambiciosa. Se trata de un centro de ocio abandonado, reconvertido en un parque temático en el estuario de Bristol, en Inglaterra. Desde allí, y hasta el 27 de septiembre, muestran sus piezas el grafitero valenciano Escif y el pintor granadino Paco Pomet. "Hay cosas más importantes que exponer en ARCO", ha recordado este último. La feria española ha rechazado su obra en dos ocasiones.

El nombre del parque hace honor a la franquicia de Disney, pero nos lleva hasta una tenebrosa distopía. Allí, los trabajadores combinan sus orejas de Mickey Mouse con chalecos de obra. Las barcas de un estanque de juguete muestran pateras abarrotadas. En los coches de choque, se cuela una figura disfrazada con la guadaña de la muerte. Hay arquitectura, como un palacio derruido, o escultura: el gran modelo que muestra a Cenicienta tras estrellar su carroza. También, la galería de pinturas en las que Pomet muestra sus siete óleos.

Los dos creadores españoles se encuentran en un grupo de 58 artistas de 17 países. "Yo no he conocido a Banksy", cuenta el granadino, con quien "la organización" se puso en contacto después de las pasadas navidades. Tras una primera selección, el mismo anfitrión eligió las piezas que formarían parte de la muestra final. "La colección más exquisita de arte contemporáneo", según reza la web del espacio, la misma que saca pecho de la crítica del diario The Guardian, según la cual el parque es "deprimente, inconsistente y aburrido".

Pomet firmó un acuerdo de confidencialidad, según el cual no podía revelar que trabajaba para el anónimo Banksy. Sin embargo, parte de ese secretismo se levantó el pasado 22 de agosto, cuando abrió sus puertas el parque en el que actuarán Pussy Riot o Massive Attack. Quienes no puedan desplazarse allí, en cualquier caso, podrán ver la obra de Pomet en el Summa Contemporary, en el Matadero de Madrid.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?