¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Derribando los mitos del emprendimiento

Qué NO hacer cuando lanzas una startup

Hablamos con Luis Martín Cabiedes, legendario inversor (y autor del libro "¿Tienes una startup?") sobre los mitos y errores que acompañan al emprendimiento

Luis Martín Cabiedes, socio de Cabiedes & Partners

Luis Martín Cabiedes, uno de los socios de Cabiedes & Partners (junto con su hermano José, al que entrevistamos en el primer Estartapeando) lleva más de 15 años invirtiendo en emprendedores tecnológicos españoles. De hecho, acaba de encapsular toda esa experiencia en un libro que aspira a ser un manual para los que van a lanzarse a emprender: "¿Tienes una startup?". A partir de todo ese bagaje, destilamos con él un puñado de mitos y falsas creencias que hay que derribar para tener acierto en el emprendimiento.

Estartapeando del 14 de Septiembre: derribamos los mitos del emprendimiento

1. Hacer una startup para forrarse

"Es el peor motivo para lanzar una startup; los que se han forrado no lo buscaban, buscaban otras cosas. Hay que crear valor económico, y está bien participar en él; el enriquecimiento honesto es un objetivo estupendo, aunque no el fundamental. Además, que todo salga bien es más difícil de lo que parece. Yo hice diez inversiones cuando empecé, en el 97-98, y salieron mal ocho; yo creía que era tonto. Pero quince años después, de mis últimas diez inversiones, ocho van regular y dos van bien, así que esta proporción parece ser una ley universal. Esto debe saberlo el emprendedor: meterse en esto es muchísimo riesgo, y ha de valorar ese riesgo para saber si le merece la pena".

2. El emprendedor como figura pionera, romántica

"Esto es como con los tenistas: la mayoría no son Nadal, son personas con tripita, chándal y juegan en Chamartín. El empendedor normal, no el de Hollywood, es una persona que crea una empresa. Y una startup es una fase en la vida de la empresa, es una etapa por la que hay que pasar, y luego eres una PYME y luego una gran empresa, si tienes suerte. Hay mucho de síndrome de Peter Pan en esto del emprendimiento: a todos nos gustaría ser niños y jugar en el mundo de Nunca Jamás, pero hay que crecer, y el emprendedor y la empresa han de crecer. La diferencia entre el emprendedor y el empresario es una diferencia de etapa".

3. Hay que conseguir inversores

"Parte de la tontería que rodea al emprendimiento es que parece que los emprendedores han de conseguir inversión; pero una startup no es grande por el dinero que entra, sino por el que sale: para los trabajadores, para los emprendedores y para los inversores. Los inversores a veces somos un mal necesario, pero no somos el objetivo; déjate de inversores y crea negocios, y si el negocio es bueno a lo mejor te hace falta un inversor. Además, los inversores tienen unas exigencias enormes: si tienes inversores, tienes jefe, y de esto hay muchos emprendedores que no se dan cuanta".

4. El "elevator pitch" es útil

"Yo ya he visto muchos elevator pitch, y me dan tics cada vez que tengo que ver otro. Hay veces que un emprendedor te suelta un elevator pitch que te pone de los nervios, y luego se encuentra a un amigo de toda la vida por la calle que le pregunta "¿en qué estás?" y le cuenta el elevator pitch perfecto. Ése es el elevator pitch que yo quiero, el de la cerveza. Que me cuentes quién eres y en qué estás, sencillamente".

5. Las ideas hay que guardarlas en secreto

"La única manera de proteger una idea es lanzarla, hacerla realidad. Una idea en el mundo de las ideas es copiable inmediatamente en el mundo de internet y no tiene ningún valor. Lanza la idea, crea barrera de entradas en el mundo real y no en el mundo de las ideas. Aprende sobre el mercado, y así tendrás la ventaja para defenderla. Porque te la van a copiar, y si no te la copian, malo; una idea que sólo ve una persona suele ser una alucinación".

6. El emprendimiento es una salida al paro

El emprendimento tecnológico crea mucho valor, pero no crea empleo. Si trajésemos a España a Google, a Facebook, a Apple y a Twitter nos traeríamos sólo 40.000 puestos de trabajo. Es muy fácil la solución esa de los políticos: "si no hay trabajo, que la gente emprenda", pero esto no es más que una cortina de humo".

7. Hay que internacionalizarse cuanto antes

"Internacionalizarse es el destino de cualquier empresa que quiera crecer, pero se confunde la gente: internacionalizar es cuando vendes fuera, no cuando gastas fuera. Hay gente que dice 'vamos a internacionalizar'; pero no está vendiendo su producto fuera, sino abriendo una oficina en Alemania; eso no es internacionalizar, sino tirar el dinero fuera".

8. La innovación es fundamental

"La innovación está muy bien, pero no tiene por qué ir junta siempre con el emprendimiento. Hay startups que no son innovadoras: Google fue una copia, y Facebook también. No hay que innovar necesariamente, hay que mejorar lo que hay. Por supuesto tienes que tener algo de diferencial, algo que haga 'click', pero ese 'click' hay que hacerlo construyendo sobre lo que han hecho otros".

Cargando