¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Paesa y Roldán a la gran pantalla

Vitistamos el rodaje de 'El hombre de las mil caras', el retrato de la traición de Paesa a Roldán que dirige Alberto Rodríguez y protagonizan Eduard Fernàndez y Jose Coronado

 Alberto Rodríguez se ha convertido, casi sin oposición, en el narrador de la historia reciente española en el ámbito cinematográfico. Su cine ha ido dando saltos desde El traje en el retrato de la España de los ochenta y novena. Ahí está Grupo 7 y La isla mínima para atestiguarlo. Ahora se encuentra en el final del rodaje de El hombre de las mil caras, una película sobre el agente secreto Francisco Paesa y el ex director de la Guardia Civil, Luis Roldán.

La historia fue un encargo del Grupo Z y surge a raíz de un texto periodístico de Manuel Cerdán. Pasó por algunas manos y finalmente Rodríguez aceptó. El hombre de las mil caras se centra solamente en el Caso Roldán. A medida que iban escribiendo el guion, descubrían la madeja de este caso y decidieron contar la historia desde el punto de vista de los tramposos. "No teníamos la autoridad moral para decir que esos hechos fueron así", dice Rodríguez

Esta película de timadores y espías, que refleja la corrupción de finales de los ochenta y principios de los noventa, está protagonizada por Eduard Fernández, convertido en ese hombre impasible, de quien no existen casi fotografías ni vídeos, ni se sabe si aún sigue vivo. Carlos Santos es Luis Roldán y José Coronado es el amigo y compinche de Paesa, un piloto de aviación, medio real, medio inventado.

"El momento de extrema corrupción sigue permanente y ese fue uno de los atractivos que me llamó de esta historia de hace veinte años pero que podía estar saltando a los medios de comunicación mañana, de hecho, cuantitativamente lo que ha pasado con Bárcenas es mil veces peor", explica el realizador sevillano.

Paesa trabajó para el gobierno en la lucha contra ETA, engañó a la banda terrorista vendiéndole unos misiles con un geolocalizador, timó a unos mafiosos rusos y traicionó a Luis Roldán ayudando al gobierno socialista a capturarle y quedándose con un doble botín. "Muchos de los que en aquella época estábamos cercanos al PSOE, hoy en día estamos muy descreídos", dice Eduard Fernández. El actor reconoce que ha sido uno de sus personajes más complejos porque tras un rictus inexpresivo, se encontraba un astuto manipulador. La labor de investigación ha sido clave a la hora de crear el personaje: "Hay gente parecida hoy, por ejemplo, Florentino Pérez, tiene un aire de no saber lo que piensa, pero no me he basado en él", explica.

El hombre de las mil caras es un thriller con humor que refleja la cutrez que rodeaba a la política de nuestro país en un momento en el que el ciudadano medio estaba empezando a disfrutar de la democracia y del buen momento que parecíamos vivir. "En la película van a quedar retratados políticos que entraban al juego, a ver cuándo vea Belloch la política", relata José Coronado refiriéndose a Alberto Belloch, ministro de Justicia e Interior en aquella época. 

Roldán es el otro protagonista de la cinta. Carlos Santos se ha caracterizado para parecerse al otrora mediático Luis Roldán. "Es un personaje manipulado, que se siente una víctima, y que además saca su lado de director de la Guardia Civil", explica el actor. "Es un thriller muy de este país, añade Santos, completamente caracterizado de Roldán, que insiste en que la corrupción que sufrimos ahora "viene heredada". De hecho, nos desvela que 'Yo hacía lo que hace todo el mundo' es la frase que más repite el personaje de Roldán en esta película.

 

 

Fe de errores

u

Cargando