¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

7 municipios que resurgen de las aguas en largos periodos de sequía

La masiva construcción de pantanos y embalses durante el franquismo escondió varios pueblos de la geografía española que, en periodos pronunciados de sequía, vuelven a la superficie

La localidad de Mediano (Aragón). /

Durante el franquismo, el nuevo plan hidrológico para España supuso la construcción de más de 500 embalses y pantanos, hecho que tuvo múltiples consecuencias en la geografía española. La primera, y quizá más directa, fue el aumento de la capacidad hidrológica del país, que, según el blog ‘Escapada Rural’, aumentó de 4.000 a más de 36.600 millones de m³ durante esta etapa.

La segunda, y más cruda, fue la desaparición de poblaciones que se situaban alrededor de las zonas que fueron ocupadas por las infraestructuras de los embalses. Ese fue el precio a pagar por el aumento de la capacidad hidrológica del país: pueblos y ciudades que quedaron sumergidos bajo el agua. El blog ‘Traveler’ afirma que hay cerca de 500 pueblos fantasma en España, que yacen bajo las aguas de pantanos y embalses.

Son pueblos que, en nuestros días, no aparecen en los mapas, pero todavía hay algunos que conservan parte de sus muros, edificios e infraestructuras y que hacen acto de presencia en años de sequía, cuando la lluvia escasea.

Precisamente en este año, en el que las temperaturas en pleno mes de diciembre son más típicas del otoño o la primavera y en el que las lluvias están llegando con cuentagotas –nunca mejor dicho– es posible que algunos de los municipios que se mencionan a continuación vuelvan a aparecer para romper la homogeneidad del agua de embalses y pantanos.

 1 - Mediano (Aragón)

Mediano

El campanario de la iglesia Mediano fue la única construcción del pueblo que quedó en pie tras la inundación de este pueblo en el año 1974. Es usual, incluso en periodos de volumen de agua elevado, observar en medio del embalse, ya que sobresale del nivel del mar. Es uno de los puntos de buceo más visitado del país, según ‘Escapada Rural’.

2 - San Román de Sau (Cataluña)

Església de Sant Romà de Sau

En 1962, en el valle de Sau, se construyó un embalse que inundó este pequeño pueblo catalán. El río Ter cubrió por completo esta población a excepción del campanario de su iglesia, que, según ‘Escapada Rural’, se utiliza como medidor de la capacidad del embalse.

3 - Las rozas de Valdearroyo (Cantabria)

Torre - Campanario de Villanueva de las Rozas

Incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria por sus valores ornitológicos y naturales, este es uno de los municipios menos poblados de esta comunidad autónoma debido al embalse del río Ebro, construido en los años 50. A día de hoy, emerge de las aguas el campanario de su iglesia, que todavía se puede visitar gracias a un puente de madera que conecta la superficie con el campanario.

4 - Mansilla (La Rioja)

Pantano de Mansilla (La Rioja)

La construcción del embalse de Mansilla, en el río Najerilla, inundó este pequeño pueblo riojano, que fue trasladado y levantado en una ubicación cercana a las ruinas que podemos observar hoy en día. La iglesia de la Concepción, o el puente de Suso, que fue trasladado piedra a piedra en el año 2000 desde el fondo del embalse y reconstruido en la entrada del pueblo, son algunas de las ruinas que se conservan.

5 - La Muedra (Castilla y León)

Soria

Situado en la conocida como ‘playa de Soria’, se encuentra el pueblo de La Muedra, que fue anegado por las aguas del río Duero tras las construcción de un embalse. Hoy se practica windsurf en el pantano, bajo la atenta mirada del campanario de la Iglesia de esta localidad.

6 - El Vado (Castilla-La Mancha)

Pantano de El Vado

En la provincia de Guadalajara se encuentra el embalse de El Vado, que inundó la población que tenía el mismo nombre a mediados del S.XX.

7 - Talavera la Vieja (Extremadura)

Templo romano de Augustóbriga

Augustóbriga era un municipio romano situado en uno de los márgenes del río Tajo, en la calzada que iba desde Emerita Augusta (Mérida) hasta Caesarobriga (Talavera de la Reina). En la Edad Media pasó a llamarse Talavera la Vieja, hasta que desapareció bajo las aguas del embalse de Valdecañas, construido en 1963. Pero antes de que todo quedara anegado, los habitantes desmontaron y trasladaron hasta una ubicación cercana las ruinas de un antiguo templo romano, conocido como ‘los mármoles’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?