Últimas noticias Hemeroteca

'El nuevo rapto de Europa'

Charlamos con el director de cine Pere Portabella sobre su último trabajo: 'Informe General II. El nuevo rapto de Europa'

Los negativos de la película pasaron la frontera envueltos en capotes. Así burlamos la censura”. Aquellas copias viajaron clandestinamente bajo la excusa de que en París existían mejores estudios para realizar las mezclas finales. De esta manera la cinta pudo llegar al Festival de Cannes y ganar la Palma de Oro. Corría el año 1961.

El cine ganó la partida al franquismo pero la polémica estaba servida. Tras la proyección el periódico oficial del Vaticano, L´Osservatore Romano, la calificó de “blasfema y obscena”. La sentencia vaticana hizo que se prohibiera su mención y proyección en España hasta 1977, año en el que llegó a nuestras pantallas. La película maldita era Viridiana, una de las joyas del cine español, dirigida por Luis Buñuel.

En A Vivir hemos charlado Pere Portabella (Figueras, 1929), director de cine, guionista y productor de aquella cinta. Nuestro invitado ha rememorado aquellos años de censura y falta de libertades: “hay que contar todo aquello para acercarlo a la gente que no lo vivió”.

A Portabella nunca le han dado miedo la crítica y el compromiso, de ello da fe su amplio repertorio cinematográfico en el que encontramos el documental Informe General sobre unas cuestiones de interés para una proyección pública estrenado en 1976 y que hizo con el apoyo de amistades que había cultivado durante su etapa antifranquista. El largometraje mostraba a los líderes de las fuerzas políticas que impulsaron el cambio de régimen,desde Gil Robles hasta Carrillo, y como telón de fondo la pregunta: ¿Cómo se pasa de una dictadura a un estado democrático?

Cuarenta años después, el cineasta acaba de estrenar Informe General II. El nuevo rapto de Europa que narra el cambio producido en la política española y que pone en cuestión el régimen surgido de la Constitución de 1978. Según Portabellael cambio de paradigma se debe a que “el ciudadano se ha convertido en sujeto político”. Hay que recuperar la decencia, “para que un país sea decente tiene que haber un equilibrio de igualdades y transparencia. Los ciudadanos tienen que ser el sujeto y no el objeto de gobernanza”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?