¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

UNIVERSOS PARALELOS

La autogestión de la salud con plantas medicinales, el primer paso para tomar las riendas de nuestra vida

Las terapias naturales datan desde el año 3000 a.C., y ha llegado a nuestros días gracias al traspaso de sabidurías de generación en generación

El nombre de muchas plantas medicinales parecen auténticos ingredientes de una pócima de brujería... Cola de caballo, uña de gato, cuernecillo, diente de león, lágrimas de Job, achicoria de cabra, ajo de oso, ajenjo marino, alfilerillo de pastor... Dejando a lado los conjuros, lo cierto es que los primeros escritos sobre los beneficios de las plantas medicinales datan del año 3000 antes de Cristo, ya en la cultura sumeria, en Oriente Medio.

Las propiedades de las diferentes especies de planta han sido conocimientos populares de nuestros ancestros durante siglos. El contacto directo con la naturaleza ha sido la clave para aprender, y la transmisión de saberes de generación en generación ha sido fundamental para que lleguen hasta nuestros días. A lo largo y ancho de todo el planeta se ha empleado esta medicina tradicional, y en Latino América, las comunidades indígenas han sido y siguen siendo expertos.

María Gabriela es de Río Bamba, en Ecuador, y, a pesar de llevar 13 años en España, sigue aplicando, para combatir sus dolencias y la de su familia, remedios caseros, todo natural.

En un mercado de Madrid la conocemos a ella y a sus tres hijas: la mayor tiene 10 años y la más pequeña siete meses. Estamos hablando con María Gabriela junto a un comercio de especias e infusiones cuyo dependiente ha debido abrir uno de sus tarros de manzanilla. El agradable aroma nos alcanza.

Y, por si se les ha pasado desapercibido, María Gabriela ha dicho que hace todo natural. Pero, qué significa esto: ¿Que hace sus propias remedios? "Sí, sí, yo hago mis propios jarabes".

¡Vaya! Parece que María Gabriela se apaña muy bien sola si la medicina recetada no le funciona. "Eso es lo que voy a hacer esta tarde".

Con esta naturalidad vive María Gabriela su plan de la tarde, quizás sin pensar que eso que hace no es un simple remedio, sino que conocer las propiedades de los elementos procedentes de la naturaleza ya sean plantas o vegetales, se llama autogestión de la salud.

Alguien que conoce muy bien este concepto, autogestión de la salud, es Josep Pàmies, defensor incansable del uso de plantas medicinales. Todo comenzó gracias a un cocinero muy famoso: Ferran Adriá.

En estos momentos, con su asociación están centrándose en la difusión de las propiedades de plantas naturales y de terapias de bajo coste. Lo vive como una revolución y de ahí su nombre: Dulce Revolución.

No sé si lo sienten ustedes, pero se percibe en el ambiente que hay dos bandos: los defensores de las farmacéuticas y los que defienden las terapias naturales. Y en el medio de todo eso están los intereses económicos y el rigor científico. Pàmies tira por tierra el argumento de que los beneficios de las plantas no está comprobados científicamente.

Por ello, defiende el estudio de las propiedades y su difusión para que cada persona pueda autogestionar su propia salud, y evitar de este modo el control que se quiere ejercer sobre nuestras vidas.

Este amante de la naturaleza recomienda informarse y aprender sobre las terapias naturales, además de aspirar a la autosuficiencia de la salud y vivir el día a día con hábitos saludables, codo con codo con quien tenemos cerca.

Cargando