Últimas noticias Hemeroteca

Patricia Campos: “He dejado las Fuerzas Armadas por mi condición de mujer y de homosexual”

La piloto, entrenadora de fútbol en EEUU y voluntaria en África cuenta la historia de su vida en 'Tierra, mar y aire. El testimonio de una mujer que quiso cambiar el mundo'

La piloto de las Fuerzas Armadas, Patricia Campos, presenta su libro 'Tierra, mar y aire. El testimonio de una mujer que quiso cambiar el mundo'. /

Aunque actualmente vive en Hawái nació en un pueblo pequeño de Castellón bajo el yugo de un padre autoritario y bebedor que le hizo pasar una infancia difícil. Pero asegura que fue su instinto de supervivencia, y el cariño que sí recibió de su madre, abuelos y hermanos, lo que le hizo sobrevenirse a esas situaciones. Y así, desde bien pequeñita tenía claro que lo suyo iba a ser luchar por lo que quería. Piloto de las Fuerzas Armadas, entrenadora de fútbol en Estados Unidos y voluntaria en África, Patricia Campos encuaderna la historia de su vida en Tierra, mar y aire. El testimonio de una mujer que quiso cambiar el mundo. “Me he dado de baja de la Fuerzas Armadas porque por mi condición de mujer y de homosexual no estaba cómoda”, declara en Hoy por Hoy con Gemma Nierga.

“La Armada viven en un mundo paralelo a la sociedad y no avanza con el mismo ritmo”, explica Campos y reitera que el respeto, la tolerancia y la admiración son esenciales en el día a día. “Cuando las personas con las que trabajas no comparten tus mismos valores es muy difícil mantener una convivencia”.

Abandonar su trabajo no ha sido fácil porque le encanta volar, pero para la piloto no se trata de una rendición. Ahora puede dedicarse a su otra pasión, el fútbol. Es entrenadora de un equipo femenino en Estados Unidos y, cuando el tiempo y el dinero se lo permiten, vuela hasta Uganda para continuar su entreno, esta vez, con niños y mujeres con sida.

“África para mí ha sido lo mejor. Hay que llenar la parte del voluntariado que todos tenemos en nuestro corazón y a mí me cambiado mucho”, insiste, aunque es consciente de los peligros del país: “Volando pasas miedo pero en Uganda cada segundo temes por tu vida”.

Campos es valiente, superviviente y luchadora y por ello anhela que llegue finales de junio para volver a coger un avión –esta vez como pasajera– y regresar a ese hogar, donde aporta su granito de arena para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Esta vez tiene como misión construir un pozo de agua y conseguir antirretrovirales para sus chicas con VIH.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?