Últimas noticias Hemeroteca

"La miseria y la enfermedad tienen remedio"

Charlamos con el doctor Jaume Ollé sobre el ejercicio de la medicina en algunos de los países más pobres del mundo

Mil millones de personas malviven con menos de un dólar al día. A esta cifra conviene añadir otra: los gastos militares en el mundo ascendieron a unos 780.000 millones de dólares anuales en los años noventa, estos gastos aumentaron en un 45% en la última década.

Más información

Estas cifras dan testimonio de la injusta situación que sufren millones de personas como las que aparecen en el libro “Crónicas de un médico en el mundo” (Icaria Editorial), una recopilación de relatos que nos acerca los lamentos de los más pobres en un intento de evitar que se nos atrofie la sensibilidad. Su autor es médico especialista en enfermedades infecciosas y fundador de la Asociación Catalana para la Prevención y el Tratamiento de la Tuberculosis en el Tercer Mundo (ACTMÓN), un aventurero impenitente empeñado en llevar la medicina a aquellos países que viven bajo el yugo de la miseria, un profesional que lleva dentro la pasión por la medicina y el ser humano. Su nombre es Jaume Ollé (Barcelona, 1943) y hemos charlado con él en A vivir que son dos días. Ollé nos ha traído el horror de los países amputados por el hambre: “La malnutrición es responsable total o parcialmente de casi todas las muertes. La mayoría de los niños mueren de hambre. Repito, pura y simplemente, el hambre los mata”.

Nuestro invitado ha ejercido la profesión en lugares como Haití o Etiopía. En 1970, nada más terminar la carrera, decidió perseguir sus sueños y se trasladó a vivir a Nueva York. Allí su vida dio un vuelco al entrar en contacto con los primeros enfermos de sida, una enfermedad que actualmente cuenta con 40 millones de infectados: “Entre los doce primeros enfermos de sida dos eran míos, uno era un cocinero del hotel Plaza que había estado en Haití y el otro un drogadicto”. Después de Nueva York se plantó en Haití donde fue testigo de la miseria más absoluta así que decidió quedarse allí cuatro años para llevar la medicina a los rincones más olvidados. Después del país caribeño le siguieron otros: Uganda, Malí, Bolivia o Etiopía. Tras 30 años de profesión ha decidido recopilar muchas de sus vivencias en un libro que es un alegato a favor de los más pobres: “Es instructivo conocer experiencias sobre el terreno. Para que el interés y la solidaridad traspasen un plano superficial y entren en nuestras vidas de forma más profunda es fundamental que los que vivimos allí compartamos nuestras vivencias”.

Mil millones de personas malviven con menos de un dólar al día.  Jaume Ollé no se acostumbra a aceptar que el sufrimiento y la miseria no tengan remedio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?