¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#FELIPEGONZALEZENLASER

Felipe González: "Me siento engañado por Sánchez, me dijo que se abstendría en segunda votación"

  • "Si ha cambiado de posición, tendrá sus razones. Yo no las entiendo"
  • "Las terceras elecciones serían un disparate, nos podrían llevar a una crisis del sistema"
  • "Un partido no debería meterse en problemas internos cuando un país necesita resolver la formación de un gobierno" | "Un gobierno Frankenstein no es bueno ni es posible"
  • "Hacer un gobierno con 85 diputados y con gente que quiere liquidar y trocear España no es posible" | "Dimitir es una manera de asumir la responsabilidad por las derrotas"
  • "Alguno tendrá que asumir la responsabilidad política por ir de derrota en derrota se supone que hasta la victoria final" | "El PP es la fuerza más votada y tiene al candidato más vetado"
  • "La principal responsabilidad en la conducción de la estrategia del PSOE la tiene el secretario general" | "En este universo mundo, Rajoy es el único animal que avanza sin moverse"
  • "Estamos ante la decisión no de apoyar al gobierno del PP, sino dejar que arranque el gobierno, que va a ser un gobierno parlamentario"

Felipe González, en los estudios de la Cadena SER. /

El expresidente del Gobierno, Felipe González, habla con la Cadena SER desde Santiago de Chile. Analiza la situación política general que vive España y la crisis que atraviesa su partido, el PSOE. Reacciona a las últimas declaraciones del secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, en relación con su propuesta de convocar un congreso e intentar conformar un gobierno alternativo para evitar terceras elecciones.

¿Cuál es su opinión sobre la desgarradora situación que vive su partido?

Estoy preocupado, no tengo mucha información porque salí el domingo hacia Colombia para estar presente en los acuerdos de paz. No me ha dado tiempo a enterarme bien. Estoy preocupado. El partido tiene que recuperar su carácter de alternativa de gobierno de la derecha. Y naturalmente la estabilidad del país está muy ligado a eso.

Usted ha mantenido la misma posición desde las elecciones del 20 de diciembre, que si un partido no puede gobernar tiene que permitir que otro lo haga. Lo dijo a principios de enero. Lo repitió a primeros de julio en un artículo en el diario El País ¿sigue opinando hoy lo mismo? ¿El PSOE se debe abstener?

Hoy lo opino con más fuerza. Ya que recuerda mi posición, en febrero recordará que decía que cualquiera de los dos que no estuviera en condiciones de formar gobierno no debía impedir que el otro lo formara. El PP, con su líder Rajoy a la cabeza, hizo aquella cosa de aceptar en diferido rechazando el encargo. Y una vez que Pedro Sánchez asumió el encargo de hacer gobierno, votó en contra tanto el PP de Rajoy como Podemos. Por tanto, hicieron caso omiso de esa recomendación que volví a repetir para las elecciones del 26 de junio, ahora con mucha más preocupación porque para los ciudadanos no es fácil explicar que los vayan a llamar a terceras elecciones, sería un disparate monumental que nos podría llevar a una crisis del sistema. Ahora con más razón.

Pedro Sánchez ha declarado en una entrevista en la SER que era más dañino para el sistema que gobierne este PP, con múltiples casos de corrupción, con una agenda social que no contradice lo que ha hecho durante los años que ha gobernado, que repetir elecciones.

Cada vez soy más demócrata y respeto más la democracia. Por tanto, si estos señores del PP, yo ya he dicho mi opinión sobre Rajoy, que por cierto es muy dura, creo que es un tapón no solo para que haya una investidura sino para que haya un gobierno, para que haya gente que se quiera hacer una foto con él. Pero aún así no puedo faltar al respeto a ocho millones de ciudadanos que han votado. No es bueno que se lo falte nadie, empezando por el secretario general de mi partido, porque vamos, el 20 de diciembre sacamos el peor resultado de nuestra historia, el 26 de junio, peor, y ahora este domingo pasado hemos sacado el peor en el País Vasco y Galicia. Lo primero que hay que hacer es respetar la democracia, felicitar al que gana, en este caso a Núñez Feijóo, que me parece clarísimo, y a Urkullu, y a partir del respeto a la voluntad de los ciudadanos, aunque uno no comparta su voto hay que construir, no destruir, sería absurdo.

El secretario general del PSOE cree que tiene posibilidades de gobernar en este contexto, y que se siente incapacitado para negociar porque le desautorizan algunos barones territoriales continuamente. ¿Cree que hay posibilidades de que Pedro Sánchez forme una alternativa de gobierno para España?

No lo creo. Incluso, desde el punto de vista de los números en algún momento puede caer en la trampa de que lo voten para que pase la investidura, pero hacer un gobierno con 85 diputados y con gente que quiere liquidar España y trocearla, no es posible hacer un gobierno que enfrente los desafíos que tiene España. Para eso, tenemos que ganarle a la derecha. A mí lo que más me duele de la explicación tal como la explica, es que yo hable con Pedro Sánchez porque él me pidió que nos reuniéramos después de las elecciones del 26 de junio, y el 29 de junio me explicó que pasaba a la oposición, que no intentaría ningún gobierno alternativo y que votaría contra la investidura del Gobierno del PP, pero que en segunda votación pasarían a la abstención para no impedir la formación de gobierno. Y la verdad es que, viendo lo que está pasando, a mí no tiene por qué darme explicaciones. Me siento frustrado, como si me hubieran engañado, no tenía ninguna necesidad...

¿Se siente engañado?

Sí, realmente sí. Me dice pienso hacer esta cosa, y luego hace una cosa completamente distinta de la que me entero por lo que me está diciendo.

¿Y ha hablado con él después?. Porque él dice que sopesó abstenerse, abstenerse gratis, abstenerse con un programa de reformas, abstenerse unos pocos, que se abstuvieran todos los socialistas, y que luego llegó a la conclusión de que lo mejor era impedir un gobierno del PP. ¿No han vuelto a hablar desde entonces?

Yo no he vuelto a sentarme a hablar con él. Para nada. He intercambiado dos mensajes en una visita que hice a primeros de agosto a Argentina. Pero no he vuelto a hablar con él. No sé si ha hablado con otros dirigentes. Desde luego, conmigo, que ha solido hablar él de una forma natural, desde el 26 de junio no nos hemos vuelto a sentar. Si ha cambiado de posición, desde luego no se lo ha explicado a nadie y tendrá sus razones. Yo no las entiendo. No solo me siento engañado, es que no entiendo las razones para producir un cambio de esa naturaleza, que crea tanta confusión en el partido y mucha más en el país.

Sánchez va a proponer un congreso federal en el partido para ya mismo para dirimir esta cuestión de liderazgo que en su opinión le impide negociar con libertad y con credibilidad con otros partidos. ¿El comité federal debe tumbar esa iniciativa del secretario general?

La parte más seria de lo que decidieron en el comité federal antes es que era absurdo ir a un congreso del partido mientras que no hubiera un gobierno. Esa era una propuesta de Sánchez, cosa que parecía lógica. ¿Lo que es lógico hace tres meses ahora es ilógico? ¿Y por qué era lógico? Porque un partido no debería, y al final parece que nos vamos a meter en eso, no debería meterse en problemas internos mientras que un país necesita resolver la formación de gobierno. Decidieron que el congreso del partido se haría después de la formación del gobierno. Pero es que el gobierno que se forme además no será el gobierno que nos guste. Es absolutamente evidente, entre otras cosas porque hemos sacado 85 diputados. Alguno tendrá que asumir responsabilidad política por ir de derrota en derrota se supone que hasta la victoria final. Eso no es posible.

Sánchez ha dicho también en la entrevista con la SER que el paso del tiempo nos permitirá ver cómo el PSOE contuvo a Podemos el 26 de junio...

No quiero responder a algo que ni siquiera he oído. Creo que el fondo del problema es que él está peleando para ser un poco más grande que Podemos y Podemos, para ser más grande que el PSOE. Pero lo que tienen que ser es la alternativa del PP. ¿Cómo es posible que el gran triunfo en su cabeza sea ese?. Ese no es el objetivo de una alternativa socialdemócrata. El objetivo es sustituir a la derecha. Pero hay que sustituirla con la voluntad y el voto de los ciudadanos. Mientras no conquistemos esa voluntad y ese voto de los ciudadanos, eso no va a ocurrir. Y lo primero es reconocer la derrota. Oiga, reconozco que vamos de derrota en derrota. Ahora, regionalmente. Nunca hemos tenido peores resultados en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos... nunca peor resultado en Galicia. Alguien de la dirección del partido se va a reunir y va a decir este no es el camino. Porque nuestra pelea no es decir si hay sorpasso o no hay sorpasso, como es la pelea de los otros. Nuestro proyecto es ofrecer una alternativa a ese gobierno que no le gusta, y a mí tampoco me gusta.

¿Reconocer la derrota y asumir la responsabilidad es dimitir? ¿Debería dimitir Pedro Sánchez?

Hay una gama de posibilidades, desde luego la de dimitir (que no es un verbo que se conjugue mucho en nuestra lengua), la de dimitir es una. La de asumir la responsabilidad, pero la tiene que asumir la dirección del partido ante el comité federal seriamente, como se ha hecho tantas otras veces, con un debate serio, tratando de explicar por qué seguimos con esa sangría de credibilidad, que se traduce en una sangría de votos, que nos lleva después a la situación de decir "yo no podré gobernar, pero impido que los demás gobiernen". Pero bueno, con la responsabilidad que tiene para con los españoles el PSOE, no puede mantener esa posición.

Su partido se puede ver este fin de semana en una situación inédita. Un comité federal que vote en contra de una propuesta de su secretario general. ¿Qué pasará entonces?

En mi partido nada de eso es inédito. Inédito es respecto a lo que pasa ahora. En mi partido ha habido muchos comités federales que han censurado a muchas direcciones, que han censurado al secretario general. Ha habido congresos de todo tipo.

¿Qué hay que hacer el domingo si el comité federal vota en contra de una resolución del secretario general?

La verdad es que el secretario general sí ha hablado con los secretarios generales territoriales tantas veces como conmigo, comprendo que la situación sea tan complicada como esa. Conmigo no tiene necesidad, pero con los que tienen que gobernar y dar la cara delante de la gente, sí. Lo que me gustaría que ocurriera es que hablarán, que se debatiera en el comité federal y que se respetarán las resoluciones del comité federal.

Le preguntaba justamente si el secretario general se niega a dimitir si el comité federal le pide que se abstenga y no se abstiene...

Eso no ocurrirá. Así cómo le he dicho que hemos pasado por muchas situaciones, si el comité federal fija una posición, la que sea, abstención, no abstención, voto en contra o medio pensionista, esa posición mayoritaria la asume todo el mundo. Y si no la quiere asumir, tiene que dimitir.

En el artículo que publicó en El País, usted cargaba la responsabilidad de la situación en Rajoy. Decía que tenía que ser él quien asumiera la responsabilidad de conseguir la investidura. ¿Usted cree que lo ha hecho?

No, que va, que va. En este universo mundo que vivimos, es el único animal que avanza sin moverse. Nunca he visto un animalito que avance sin moverse, es que no se mueve. Se atribuye el triunfo en Galicia, es maravilloso.

¿Y a pesar de eso hay que facilitarle el gobierno al señor Rajoy?

Vamos a ver, lo que no hay que hacer es impedir que haya gobierno. Hay una enorme responsabilidad en el PP, dentro de cuyo partido crece esa preocupación, pero es un partido vertical y que no se mueve. Porque saben que Rajoy no es el candidato aunque sea la fuerza política más votada, tienen al candidato más vetado. Tienen ocho millones de votos , pero también tienen 16 millones de votantes que no quieren hacerse una foto con ese candidato. Ahora, yo no coincido con Sánchez en satanizar al PP, porque tienen un universo de ocho millones de votantes. A mí me parece que es muy mal candidato a Rajoy, lo lamento por él porque de expresidente a presidente no se puede decir, pero es el inmovilismo personificado, pero aún así es el candidato del PP. Nosotros estamos ante la decisión, no digo de apoyarles para gobernar pero de dejarlos que arranquen el gobierno porque el gobierno va a ser un gobierno parlamentario, va a tener que tener mayorías parlamentarias, y va a tener que aceptar que hay que hacer reformas, y reformas serias.

En la situación de fractura en la que está su partido, solo se le puede imputar al secretario general, es colectiva la responsabilidad de esa descomposición. ¿Es colectiva o imputable solo al secretario general?

No. Cuando hay una situación de crisis, no hay una sola persona responsable. Seguramente yo soy también responsable. Por el artículo que hice en el mes de julio, el problema es que el artículo lo hice de acuerdo con la propuesta que me había explicado Sánchez que iba a hacer. Por tanto, yo también soy responsable del lío, por ejercer un derecho elemental que es opinar como lo estoy haciendo. Pero la principal responsabilidad en la conducción de la estrategia del PSOE la tiene el secretario general. Y mi problema con Pedro Sánchez es que no sé cual es esa estrategia aparte del bucle. Y ahora mismo no sé para dónde va la estrategia que pretende. Ese es mi problema, no sé si es el problema de los ciudadanos. Pero responsables somos muchos.

¿Usted cree que el comité federal no debe autorizar a Pedro Sánchez a intentar negociar con otros partidos?

A mí me encantaría decirle cual es mi opinión en eso. Pero a mí me estaría pasando... Mi opinión es que un 'gobierno Frankestein', que diría Rubalcaba, no es bueno ni es posible.

¿Y un gobierno de coalición si lo armara?

Claro que sería posible. Pero no un gobierno de coalición con antiproyectos, no con proyectos. Es que se puede hablar de un gobierno de coalición para ofrecer un proyecto a España cuando hay dentro de esa coalición muchos componentes que ni siquiera creen que España sea un espacio público compartido y están dispuestos a cuestionarla, que es cuestionar a los españoles. cuestionar los derechos, las libertades, la igualdad de trato de todos los españoles. Eso no es un proyecto de país, es un proyecto de reino de taifas, que cada uno lo asumo. Pero no es un proyecto que identifica al PSOE.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?