¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

Si España fuera un país normal…

Que la crisis aguda del PSOE no haga viable ahora mismo una salida alternativa no quiere decir que el PP haya quedado purificado. Es un partido enfermo, afectado por el tumor maligno de la corrupción

Si España fuera un país normal el PSOE no tendría motivos para sentir tanto pánico ante unas terceras elecciones porque sería castigado por su desunión, sí, pero más lo sería su rival, el PP, por casos como el Gürtel cuyo macrojuicio comienza hoy. Este caso, Gürtel, la letrina en la que el PP ha estado chapoteando desde hace años. Este serial que hubiera debido tumbarle y que si no lo ha hecho es porque hay algo peor que el cinismo de los populares, y es la permisividad social. Como esta se sustancia en votos y los votos conforman la sangre de la democracia, henos aquí prisioneros de este partido enfangado en la corrupción.

Que la crisis aguda del PSOE no haga viable ahora mismo una salida alternativa no quiere decir que el PP haya quedado purificado, no lo está. Es un partido enfermo, afectado por el tumor maligno de la corrupción, amenazado de empeoramiento agudo en cualquier momento de los procesos en curso, que tendrá que pasar por la radioterapia y la quimioterapia de la renovación, y que necesitará cirugía mayor. Los suyos, los más afectos, se degradan al mantenerle en el engaño de la buena salud.

El PSOE decía que era el partido que más se parecía a lo que España es. Yo añado que el PP es el partido que más se parece a lo que España finge ser. Y tal vez por eso gana.

 

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando