¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LO QUE EL CINE NOS DEJÓ

Cinco años sin el terrorismo de ETA

El 20 de octubre se cumplirán cinco años desde que la banda terrorista ETA anunció el cese de sus actividades. La lucha contra ETA marcó la historia de España durante cinco décadas y eso también se ha reflejado en el cine. Hasta el momento se han rodado cerca de sesenta películas sobre el tema.

La primera película que retrataba a ETA fue Comando Txikia de José Luis Madrid, estrenada en 1976. Se centraba en el asesinato del almirante Carrero Blanco. Tres años después, en 1979, el italiano Gillo Pontecorvo nos contaba el mismo atentado en Operación Ogro. Ese mismo año, 1979, hacía su debut en el cine el director Imanol Uribe con el documental El Proceso de Burgos sobre el famoso juicio que sentó ante un tribunal militar a 16 miembros de ETA. A partir de entonces Uribe se iba a convertir en le director que más ha retratado el terrorismo de ETA en títulos como La fuga de Segovia, La muerte de Mikel, Días contados o Lejos del mar.

Sombras de una batalla de Mario Camus era una historia de amor, pero el personaje que interpretaba Carmen Maura era una reinsertada que trataba de huir de su pasado. Y en “La playa de los galgos”, también de Camus, el protagonista era también un etarra atormentado por sus crímenes.

En A ciegas Daniel Calparsoro convertía a Nawja Ninri en una terrorista que en su primer atentado perdía los nervios y mataba a un compañero. Ingrid Rubio también interpretaba a una etarra con problemas de conciencia en El viaje de Arián. Estas y otras películas reflejaban más o menos fielmente el universo etarra pero siempre desde argumentos inventados. Títulos como Ander y Yul, Todos estamos invitados o Clandestinos.

Yoyes contaba la historia de la primera mujer que perteneció a la cúpula dirigente, que abandonó la lucha armada y fue asesinada por sus propios compañeros. En El lobo, Eduardo Noriega interpretaba a Mikel Lejarza un infiltrado de la policía cuyo trabajo provocó la caída de 150 activistas y colaboradores.

Las víctimas del terrorismo han sido tratadas en algunos escalofriantes documentales como Asesinato en Febrero, producida por Elías Querejeta y dirigida por Eterio Ortega, en donde se recordaba el atentado contra el diputado Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez. En otro de sus documentales, Perseguidos, se hablaba de dos concejales amenazados de muerte por la banda terrorista.

En Trece entre mil Iñaki Arteta recogía los recuerdos de trece víctimas de entre las más de mil que causó la organización terrorista. Con “La pelota vasca” Julio Médem intentó dar voz a todas las partes y su película levantó también toda clase de opiniones, a favor y en contra.

Y si el cine abordó terrorismo de ETA también lo hizo con el terrorismo de los GAL en títulos como Lasa y Zabala o GAL, En Negociador Borja Cobeaga se atrevía a tratar con cierto humor el asunto de las negociaciones que el gobierno de Zapatero emprendió con ETA en 2005.

Cargando