¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“La democracia ganó y derrotó a ETA”

El que fuera ministro del Interior cuando ETA anunció el cese de la violencia cree que a la banda ya solo le falta disolverse. “Cuando más tarde, peor”, ha apuntado Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba en una entrevista en la SER en una fotografía de archivo /

Para Alfredo Pérez Rubalcaba el 20 de octubre de 2011 fue un día especial, el final de una larga lucha que tuvo un punto clave con la firma del pacto de Ajuria Enea. “Fue el primer y el más importante de los pactos antiterroristas”, ha señalado el ministro, que ha recordado que estaban todos los partidos y que en esas reuniones se abordaron todos los problemas con franqueza. “Se autorizó al Estado a dialogar para poner fin a la violencia e hizo posible esto”, ha señalado.

Para Rubalcaba a ETA ya no le quedaban otras opciones tras contar con un rechazo social creciente y estar acorralada por la actuación policial. “Dejan las armas porque no pueden seguir, no tenían fuerza”, ha apuntado. “Eran caídas tras caídas de comandos y cúpulas por lo que reconocen su derrota política, social y policial”, ha añadido Rubalcaba.

El papel del diálogo

Rubalcaba ha recordado que todos los presidentes intentaron dialogar con la banda. “Lo hizo Felipe, Aznar y Zapatero, no salió pero nunca fue estéril o negativo para el Estado. ETA había instalado en parte de la opinión pública vasca la idea de que mataban para dialogar y que ninguno podía ganar. Eso había calado”, ha recordado el exministro, que ha señalado que aquellos intentos de diálogo demostraron que al final la banda no quería dialogar, “querían ganar en la mesa o levantarse y seguir matando y esa actitud desgastó su imagen”. Rubalcaba ha asegurado que ETA mataba para imponerse, que querían alcanzar sus objetivos políticos sometiendo al Estado. “ETA perdió su credibilidad social hasta que demostró lo que eran”, ha señalado Rubalcaba.

Qué falta por hacer

El exministro del Interior cree que esto no ha acabado. “ETA sigue existiendo y tiene que disolverse, cuánto más tarde será peor”, ha explicado. Sobre la situación de los presos, Rubalcaba ha preferido no decir mucho, por no decir al ministro actual lo que debe hacer, pero cree que los presos de ETA son prisioneros de la banda y que son utilizados para sus objetivos. A pesar de ello, cree que hay margen para hacer cosas. “El final depende de ETA, ya no es nada y la violencia ya no existe”.

De cara al futuro, “ETA debe disolverse. La democracia ganó y derrotó a ETA”, ha explicado el socialista, que apunta que la convivencia todavía es difícil en algunos lugares y que quedan cosas por hacer para cerrar heridas. “Se necesita tiempo. Tenemos que impedir que se contruya la historia de una manera diferente a la que fue. Las cosas fueron como fueron y hay que defenderlo”, ha concluido.

Cargando